Paraguay tiene serios problemas en el intercambio comercial con Chile. Las dificultades impuestas por Argentina para el libre tránsito de productos se convirtió en un duro escollo para el tráfico terrestre.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), responsable del servicio aduanero argentino, impone medidas que son consideradas arbitrarias a la flota terrestre paraguaya. Los convenios de libre tránsito no tienen mayor utilidad y el resultado es aumentar el impacto negativo de la mediterraneidad paraguaya.

Paso de Jama, en la Cordillera de los Andes, se convirtió en un punto sensible. Allí, los funcionarios de Aduanas son extremadamente meticulosos con los camiones paraguayos que transportan mercaderías con dirección a Paraguay.

El acuerdo del Cono Sur en materia de libre tránsito establece específicamente tres responsabilidades para los servicios de Aduanas de la región: controlar precintas en las mercaderías, verificar documentación y garantizar seguridad del medio de transporte.

El servicio de Aduanas de Argentina se extralimita en sus funciones, denuncian en Paraguay.

Tema Buenos Aires. En la ciudad de Jujuy, los enviados especiales de ABC Color mantuvieron una serie de reuniones con empresarios del transporte, funcionarios de Aduanas y del gobierno provincial así como con abogados involucrados en casos judiciales que involucran a empresas de transporte terrestre de Paraguay.

En las conversaciones quedó clara la preocupación por el futuro del comercio con Paraguay y no existen dudas de la responsabilidad de Buenos Aires sobre las medidas tomadas últimamente contra nuestro país.

El servicio de Aduanas depende directamente de la AFIP y las medidas son resultado de decisiones que se toman en Buenos Aires.

El abogado Ricardo Echegaray es director de la AFIP, cargo que ocupa desde el 30 de diciembre de 2008.

Los controles de la AFIP en perjuicio del comercio terrestre con Paraguay pone de manifiesto opiniones encontradas con la capital federal.

Apuesta de Jujuy. Jujuy es una provincia mediterránea, pobre y con serias dificultades presupuestarias.

La clase política provincial lleva 20 años de intentos por consolidar a Jujuy como un paso obligado para el comercio regional; Paso de Jama es resultado de este esfuerzo.

El comercio terrestre de Paraguay con Chile es muy importante para la provincia porque los camiones transitan rutas jujeñas y el impacto económico de este flujo es muy importante.

Estamos hablando de un promedio mensual mínimo de 400 camiones paraguayos de gran porte: estaciones de servicio, comercios en las rutas, compra de repuestos, contratación de agentes aduaneros, despachantes, gestores, abogados se nutren de ellos.

Los empresarios de Paraguay mueven mucho dinero a su paso. Basta con mirar la ruta 81 que parte de la ciudad de Formosa y permite llegar a Jujuy.

A lo largo de la ruta 81 existe una serie de pueblitos que crecen a medida que el comercio paraguayo se extiende por esta vía. Estamos hablando de comunidades que viven en la pobreza y en algunos casos en la indigencia absoluta.

Las provincias de Jujuy y Formosa tienen claro que la integración regional es una alternativa para el desarrollo. En el caso de los políticos jujeños, lamentan en voz baja las medidas tomadas por Buenos Aires contra Paraguay. Temen que se opte por las rutas bolivianas.

Riesgo jurídico. Denuncian que Argentina no es un país confiable. Una reciente ley establece la prohibición de presentar medidas cautelares contra el Estado; es decir, el ciudadano común esta indefenso ante abusos que pueda cometer el gobierno.

A esto se suma el proyecto de designar al consejo de la magistratura por medio del voto popular.
Argentina puede sentir orgullo de sus jueces federales pero ahora ellos también estarán al alcance de los políticos de Buenos Aires.