Lima, Andina. El Tratado de Libre Comercio con Japón abre al Perú un mercado de 130 millones de personas con un Producto Bruto Interno (PBI) per cápita de US$40.000 anuales, resaltó este martes el ministro de Comercio Exterior y Turismo, Eduardo Ferreyros.

“Este acuerdo abre una importante oportunidad para que los productos peruanos del sector agrícola y pesquero ingresen y se posicionen en el interesante mercado japonés, que tiene una población de 130 millones de personas con ingresos anuales bastante altos”, afirmó Ferreyros a la agencia Andina.

Perú y Japón suscribieron este martes el Acuerdo de Asociación Económica (AAE) bilateral, conocido como TLC, que ambas naciones negociaron satisfactoriamente en seis rondas de negociación.

La ceremonia de suscripción del acuerdo bilateral se llevó a cabo a las 17:00 horas en Tokio (03:00 horas en Lima), y estuvo a cargo del ministro de Comercio Exterior y Turismo, Eduardo Ferreyros, y del canciller de Japón, Takeaki Matsumoto.

Ferreyros consideró que los alimentos peruanos tendrían éxito en Japón ya que su población consume bastante pescado, además los japoneses gastan una mayor parte de sus ingresos en alimentos que los habitantes de Estados Unidos.

Indicó además, que entre los principales productos de exportación que saldrían ganadores con este acuerdo, se encuentran los calamares, potas, anguilas, caballas, pulpos o anchoas en conserva, así como espárragos, aceitunas, paltas, cebollas, camu camu y lúcuma.

Sostuvo que el acuerdo facilitará el acceso de estos productos, que aún enfrentan relativamente altos aranceles: el promedio para las frutas y vegetales es de 12,2%, aunque a veces llega a un máximo de 415%.

Según el acuerdo comercial, Japón ofrece acceso preferencial a su mercado al 99,8% de las exportaciones del Perú, las mismas que involucran el 88,2% de líneas arancelarias.

Además, los productos de alto interés para el Perú (como café, espárragos, sacha inchi, pota, aceite de pescado, cobre, plomo, zinc, maíz morado, maíz gigante del Cusco, pez espada, entre otros) ingresarán al mercado japonés con acceso preferencial.

Por su parte, el Perú ofrece desgravación inmediata y a cinco años a productos de interés de Japón, como teléfonos celulares, computadoras, televisores, productos laminados de acero o hierro, diversos aparatos electrónicos, entre otros.

También Perú atiende los principales intereses de Japón en el sector automotriz, otorgando un acceso preferencial similar al concedido a Corea.

Los productos más sensibles para el Perú fueron excluidos de la negociación (lácteos, carnes, azúcar, productos pesqueros, calzados, entre otros).