Lima. Perú, una gran exportador de materias primas, debe tomar una posición conservadora en el manejo de su economía frente a los renovados riesgos por la estabilidad mundial, principalmente en la Unión Europea, dijo este miércoles su ministro de Economía, Ismael Benavides.

El funcionario, en una exposición en el Congreso, afirmó que el gobierno debe mantenerse vigilante del ritmo de la inflación, que podría acelerarse por el alza de algunos commodities, como el petróleo y los alimentos.

"Nuestro país al ser una economía pequeña y abierta al mundo tiene una elevada dependencia de la economía mundial", dijo Benavides en el Parlamento, a donde acudió para sustentar el proyecto de presupuesto público del próximo año.

"Los elevados riesgos externos exigen tomar una posición conservadora, esto debido a que las proyecciones macroeconómicas para el 2011 no deben ser, no pueden tener factores de optimismo", afirmó el ministro.

El gobierno peruano proyecta en su presupuesto público registrar un crecimiento de al menos 5 por ciento el próximo año, mientras el banco central local estima un 6 por ciento.

Las proyecciones son menores a la expansión de alrededor de 8,5 por ciento que se espera para el 2010, debido al fuerte aumento de su demanda interna y el gran dinamismo que registran sectores como de la industria y la construcción.

Benavides refirió que aunque el crecimiento peruano "a tasas asiáticas" se sostiene ahora por el sector privado -tras el retiro de un estímulo fiscal-, el externo aún es un factor vital que marca el camino de la actividad productiva local.

"La crisis fiscal en Europa sigue siendo una de las principales fuentes de riesgos externos, siendo Grecia hace seis meses, Irlanda actualmente", dijo el ministro.

La Unión Europa y el Fondo Monetario Internacional (FMI) negocian un multimillonario rescate financiero para Irlanda, que enfrenta una fuerte crisis bancaria y fiscal.

"Este rescate está causando nerviosismo internacional ante el temor de que España y Portugal y eventualmente Italia sigan el mismo camino", aseguró el funcionario peruano.

Benavides dijo asimismo que la economía de Estados Unidos no está dando señales de una franca recuperación, mientras que China se desaceleraría tras sus últimas medidas monetarias.

"El crecimiento mundial no será tan robusto el 2011 (...) esto podría afectar la demanda por nuestros productos de exportaciones y sus precios, asimismo existe el riesgo de una eventual reversión de los influjos de capitales y el posible encarecimiento del crédito externo", dijo Benavides.

El ministro de Economía peruano dijo que la crisis financiera mundial que estalló en el 2008 costó al país andino cuatro puntos de su Producto Interno Bruto.