Un oficio remitido por Petrobras al ministro de Recursos No Renovables y a la Agencia de Regulación y Control de Ecuador, reveló que esa empresa espera el pago de US$343,7 millones por las inversiones no amortizadas hasta el 25 de noviembre del año pasado, cuando terminó su relación con el Estado por no llegar a un acuerdo para un nuevo contrato de explotación de crudo.

La petrolera brasileña adelantó, además, que si el Estado no cancela el valor determinado por ella, el caso se someterá a un peritaje.

El documento, con fecha 28 de diciembre del 2010, fue registrado por el ministerio de Recursos Naturales el 3 de enero pasado, pero el Gobierno no ha respondido la solicitud.

La única versión sobre el tema ha sido la del ministro Wilson Pástor, en el sentido de que Petrobras es la empresa que más alta indemnización solicita por la liquidación del contrato, procedimiento que también se siguió con otras compañías.

Petrobras afirma que en el valor presentado se incluye el inventario de bodega por US$11,3 millones, cifra que “resulta de aplicar la tasa de actualización a los US$167,8 millones de inversiones no amortizadas y actualizadas a una tasa del 18% anual”.

Los argumentos de Petrobras se sustentan en el contrato modificatorio firmado el 31 de octubre del 2008, que cambió algunas condiciones y estableció “un proceso y metodología para la liquidación de las inversiones no amortizadas”.

630Una de las cláusulas que defiende Petrobras dice que la Dirección Nacional de Hidrocarburos (ahora Agencia de Regulación y Control), con el apoyo del Servicio de Rentas Internas, revisará los datos entregados por Petrobras.