Lisboa. El gobierno de Portugal presentará al Parlamento más tarde este viernes su esperado presupuesto de austeridad para 2011, cuya aprobación sigue siendo incierta.

En un comunicado, el ministerio de Finanzas de Portugal dijo que presentará el presupuesto a la prensa a las 09:00 GMT de este sábado.

El gobierno en minoría del primer ministro José Sócrates necesita el apoyo, o la abstención, de al menos otro partido para que se apruebe el presupuesto.

El Partido Social Demócrata (PSD), se abstuvo en la votación del presupuesto de 2010, lo que permitió la aprobación del mismo, pero en las últimas semanas el PSD ha dicho que el partido no votará a favor de un presupuesto para 2011 si el gobierno insiste en subir los impuestos.

A finales de septiembre, Sócrates había propuesto una serie de duras medidas de austeridad pensadas para reducir el déficit público de Portugal del 9,3% del Producto Interior Bruto en 2009 al 7,3% este año y el 4,6% en 2011. El incremento del Impuesto sobre el Valor Añadido al 23% desde el 21% entrará en vigor en 2011.

El gobierno se reunió con los partidos de la oposición este jueves para entregarles algunos detalles de la propuesta de presupuesto y los diarios han informado sobre diversas medidas incluidas en el proyecto.

Un nuevo impuesto bancario recaudará cerca de EUR90 millones anuales de las cinco mayores instituciones financieras del país, informó Jornal de Negocios, según sus propios cálculos. Quienes reciben pagos de pensión mensuales de EUR5.000 o más, deberán pagar un impuesto extraordinario del 10% sobre dicha renta, según el diario.

En tanto, Diario Económico reportó el jueves que el líder del PSD entregó pistas de flexibilización, indicando que la incapacidad del parlamento de aprobar la ley de presupuesto 2011 dará a Portugal una mala imagen.

Portugal recibe una intensa presión de los mercados financieros y la Unión Europea para que reduzca su elevado déficit público. Responsables de la UE, el banco central luso y Standard & Poor's Corp han acogido de buen grado las propuestas de austeridad, que califican de medidas necesarias, pero los sindicatos han convocado una huelga general para el 24 de noviembre.

Los costes de los préstamos para Portugal seguían siendo elevados el viernes, aunque están por debajo de los máximos récord alcanzados en septiembre.

El Parlamento tendrá de plazo hasta finales de noviembre para votar el presupuesto de 2011.