Los precios de las importaciones en Estados Unidos anotaron en septiembre su mayor alza en más de un año debido a un aumento del costo del petróleo y de los alimentos, aunque la inflación estructural de los productos comprados al exterior se mantuvo modesta.

El Departamento de Trabajo dijo el martes que los precios de las importaciones subieron 0,7% el mes pasado, su mayor subida desde junio del 2016, tras una lectura estable de un avance de 0,6% en agosto.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los precios de las importaciones aumentaran 0,5% en septiembre.