Washington. Los precios de las importaciones en Estados Unidos se mantuvieron inesperadamente sin cambios en marzo debido a que una caída en el costo de productos petroleros fue contrarrestada por incrementos en los precios de los alimentos y de otros bienes.

El Departamento del Trabajo dijo este jueves que la lectura sin cambios del mes pasado tuvo lugar tras un dato revisado levemente a la baja de un incremento de 0,3% en febrero. La lectura de marzo fue la más débil desde julio de 2017.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los precios de las importaciones subieran un 0,2% en marzo tras un incremento reportado previamente de 0,4% en febrero.

En los 12 meses hasta marzo, los precios de las importaciones subieron un 3,6%, el mayor incremento interanual desde abril de 2017, tras subir un 3,4% en febrero.

El mes pasado, los precios del petróleo importado bajaron un 1,3% tras ceder un 0,8% en febrero.

El reporte también mostró que los precios de las exportaciones subieron un 0,3% en marzo tras avanzar un 0,2% en febrero, y un 3,4% en la comparación interanual tras subir un 3,2% en febrero.