Bogotá. Al celebrarse la conmemoración de los 50 años de Juan Valdez, el icono publicitario que lleva medio siglo representando por todo el mundo a los cafeteros colombianos, el presidente de ese país, Juan Manuel Santo, presentó el Acuerdo para la Prosperidad Cafetera.

La propuesta tiene como objetivo crear prosperidad democrática en el campo; consolidar la caficultura como una locomotora que impulse el crecimiento de todo el agro colombiano; erradicar la pobreza dentro de la población cafetera; formalizar el empleo de los empresarios cafeteros; mejorar la competitividad de la caficultura colombiana y fortalecer las finanzas del Fondo Nacional del Café.

El mandatario sostuvo que el campo es una de las cinco locomotoras que impulsará su gobierno, “para que la economía colombiana despegue hacia un horizonte de prosperidad social y generación de trabajo, y el café es parte fundamental de este propósito”.

Enfatizó que para Colombia el café es un producto insignia por excelencia y un generador de trabajo y de equidad social. De hecho, participa con casi 12% en el PIB agrícola del país y da sustento a más de medio millón de familias que dependen de su producción y comercialización.

En este contexto puntualizó que “por eso vamos a promover el café y nuestra actividad caficultora: porque son un capital social estratégico para construir prosperidad social en los campos colombianos”.

Recordando su promesa de campaña indicó que el objetivo de su administración es que “cada campesino colombiano sea un verdadero Juan Valdez”.

Agregó que “cuando digo Juan Valdez me refiero a un campesino próspero, con acceso a créditos y capacitación, con apoyo en tecnología, con mercados y vías para llegar a ellos”.

Explicó que los seis objetivos fijados en el Acuerdo para la Prosperidad Cafetera, cuya finalidad buscan “asegurar un sector cafetero próspero, con trabajo y sin pobreza”.