Pekín. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, urgió el lunes a China a aumentar el comercio con su país, que dijo necesita vender tanto bienes procesados como materias primas para asegurar empleos y crecimiento.

Fernández está en la capital china para reunirse con el presidente Hu Jintao y otros líderes, mientras continúan los esfuerzos de su gobierno para resolver el freno a las importaciones de aceite de soja argentino que ha amenazado uno de los ingresos clave para el país sudamericano.

"Creo que hay lugar para mucha más profundidad y mejora en la sinergia entre Argentina y China", dijo Fernández a estudiantes y diplomáticos chinos en una disertación en la Universidad Internacional de Negocios y Economía, donde recibió un doctorado honoris causa.

China, el mayor comprador de aceite de soja del mundo, detuvo a fines de marzo los envíos procedentes de Argentina, principal exportador mundial del derivado, luego que el país sudamericano impusiera medidas antidúmping sobre algunas manufacturas chinas.

Y a pesar de que Fernández firmará acuerdos por unos US$10.000 millones en este viaje, si regresa a casa sin un acuerdo por el aceite de soja otros logros podrían quedar disminuidos.

Argentina exportó 1,84 millones de toneladas de aceite de soja a China el año pasado por los que obtuvo US$1.400 millones, lo que representó 77% de las importaciones chinas del derivado.

Giro. Fernández destacó la importancia para la economía de Argentina de ir más allá de la venta de materias primas, e impulsó a que China compre más exportaciones procesadas, mientras alabó al país asiático por ayudar a disminuir los precios de los bienes para el consumidor.

"Un país (como Argentina) que sólo produce materias primas puede proveer trabajos para 5 o 6 millones de personas; cuando tenés más habitantes, hay que agregarle valor a tus productos", dijo.

"Argentina es uno de los países más competitivos en (...) productos agrícolas de mayor valor agregado, ahí es donde tenemos que trabajar mucho en cooperación entre Argentina y China".

Su discurso también destacó los beneficios para ambos países cuando un país rico en tierras como Argentina comercia con China.

"China tiene 20% de la población mundial, y sólo 8% de sus tierras cultivables. Argentina tiene solo 40 millones de personas y una capacidad para producir alimentos hoy para más de 500 millones de habitantes, que nos da una significativa capacidad excedente", dijo Fernández en su disertación.