Ciudad de México. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, instó este miércoles a los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a cumplir con los principios de libre comercio a los que se han comprometido.

"México, al ser un país que conoce los riesgos de cerrarse al mundo, insta a todas las naciones a cumplir con los principios de libre comercio a los que se han comprometido como miembros de la Organización Mundial del Comercio", sostuvo Peña Nieto durante un acto en la residencia oficial de Los Pinos.

Al tomar la protesta al nuevo consejo directivo de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, Peña Nieto alertó sobre los riesgos en el mundo en caso de endurecerse las medidas proteccionistas.

"Estamos presenciando un escalamiento de medidas proteccionistas que podrían tener un impacto considerable en la economía mundial", enfatizó.

México considera que las medidas impuestas por Estados Unidos, al amparo de la Sección 232 de su legislación y al argumentar amenazas a su seguridad nacional, violan el Acuerdo sobre Salvaguardias de la OMC.

El presidente subrayó que con el libre comercio "todos ganamos".

"Recordemos que a la comunidad de naciones le tomó muchos años construir un sistema internacional basado en reglas", que "no son decisiones arbitrarias, sino expresiones de consenso en torno a valores universales", agregó.

México anunció el pasado 4 de junio que iniciará un proceso de solución de controversias al amparo de la OMC, en respuesta a las medidas que Estados Unidos aplicó a las exportaciones de acero y aluminio mexicanas.

México considera que las medidas impuestas por Estados Unidos, al amparo de la Sección 232 de su legislación y al argumentar amenazas a su seguridad nacional, violan el Acuerdo sobre Salvaguardias de la OMC.

El comercio de México está prácticamente orientado a Estados Unidos, su socio en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), junto a Canadá.

El TLCAN es sometido a un proceso de modernización por sus integrantes, a petición del presidente estadounidense, Donald Trump, quien considera que el acuerdo presenta desventajas para su país y sus ciudadanos.