Caracas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó el cierre por 72 horas de los puntos de intercambio comercial con las vecinas islas de Aruba, Bonaire y Curazao, en medio de lo que calificó de una lucha contra mafias que extraen productos del país sudamericano.

En un transmisión de la televisión estatal este viernes a última hora, el gobernante socialista criticó que los gobiernos insulares no han tomado medidas solicitadas para evitar el contrabando.

"He ordenado la inmediata toma de todos los puertos y aeropuertos por donde nos comunicamos y se hace labor de intercambio comercial y de pasajeros con Aruba, Curazao y Bonaire.

"Así que anuncio que a partir del día de hoy (viernes) y durante 72 horas se cierran todas las comunicaciones por aire y mar (...) para establecer una reestructuración y una defensa de los intereses económicos de Venezuela", agregó.

Sin embargo, el mandatario aseguró que los turistas y pasajeros tendrán garantizado su transporte para retornar a sus respectivos países, sin aportar detalles.

Maduro atribuye buena parte de la escasez de alimentos y medicinas en el país al contrabando de extracción hacia naciones vecinas, ya que "mafias" aprovechan la ventaja cambiaria con la controlada moneda local.