Buenos Aires. El nivel de consumo de productos masivos podría reflejar dos velocidades distintas durante el corriente año, con un primer semestre difícil a causa de los incrementos en los precios, y un segundo semestre bueno en la medida que la economía recupere vigor, coincidieron especialistas del sector.

"En el primer semestre se deberá afrontar los aumentos tarifarios, la suba de precios, la caída del poder adquisitivo de los salarios, pero en los últimos seis meses del 2016, tras los acuerdos paritarios, los salarios se recompondrán, las tasas volverán a un nivel más bajo y el crédito se podrá expandir, con un panorama más tranquilo", dijo Lorenzo Sigaut Gravina, economista de la consultora Ecolatina, ante la consulta de Télam.

Por su parte, Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market y asesor de la CAME, sostuvo que "en el 2015 las paritarias le ganaron a la inflación. Lo que se vive en el primer semestre del 2016 es una pérdida del poder adquisitivo del salario a la espera de paritarias" que repongan la relación con los precios.

"El financiamiento será importante en el primer semestre, a través de planes que tuvieron tanta aceptación como el programa de pago en cuotas Ahora 12. El consumidor viene de atravesar dos situaciones complejas en el corto plazo como la devaluación y el incremento de precios y a eso hay que sumarle los aumentos de tarifas que se dispondrán en febrero, aumentos en la cuota de colegios, seguros, cables e internet", enumeró.

Sigaut Gravina coincidió en que durante el 2015 los consumidores usaron mucho las cuotas sin interés e incluso aprovecharon los planes de financiamiento en sus viajes al exterior. "Con una inflación elevada, los gastos se van licuando en cada cuota, por eso este Gobierno dispuso la continuación de programas como Ahora 12 y también de los Precios Cuidados", estimó.

Para Patricia Sosa, directora de Cuore, de la consultora de consumo masivo CCR, "aunque el consumo masivo es bastante inelástico, ya que no se puede dejar de comer, o comprar productos de higiene y limpieza, en estos dos últimos años el consumidor ha recurrido a una serie de estrategias para achicar los gastos y migrar a marcas más económicas, y creo que esto se va a seguir dando en el año 2016".

"Habrá optimización de gastos, recortando en productos que no sean tan necesarios y migrando a marcas quizá no tan conocidas, u optando por las marcas propias de los supermercados o eligiendo los descuentos clásicos de elegir tres productos por el precio de dos", ejemplificó y consideró que esta modalidad de consumo seguirá "independientemente que mejore o no el poder adquisitivo" de los salarios.

"La gente prueba nuevas marcas y si les gusta, la adoptan. También se puede dar que dentro de un set de marcas líderes, hagan una suerte de 'switcheo' y busquen los productos que estén en oferta", ejemplificó.

Dijo que si para el segundo semestre se produce una mejora del poder adquisitivo de los salarios, merced a las estrategias de ahorro desarrolladas, el consumidor puede buscar gratificaciones personales en productos o servicios ya sea desde una crema, un perfume o una salida o vacaciones.

"En el 2015 se acortaron vacaciones o se fue a lugares más económicos, usando el Ahora 12 o plataformas como Despegar o Plataforma 10", indicó y consideró que esos hábitos se repetirán en el 2016.

Di Pace comentó que el año anterior, ante la ausencia de un tipo de cambio competitivo que llevara a exportar, muchas empresas de consumo liquidaron su stock en el mercado local a través de ventas en volumen. Ese caso se dio con la comercialización de vinos y aceites, afirmó.

Sobre la migración de marcas dijo que "es un hábito residual difícil de cambiar, incluso si se modifica el escenario económico" y agregó que continuarán las ofertas, los descuentos y las promociones en búsqueda de oportunidades de compra.

"A veces la gente se estoquea en el mayorista. Compra fideos, arvejas, gaseosas. Anticipa gastos", explicó.

Para Sigaut Gravina en el 2016 "probablemente en el 2016 haya una contracción del consumo.

Difícilmente los salarios lleguen a la inflación. El gobierno quiere moderar precios y salarios y seguramente el primer semestre será contractivo hasta que se acuerden las paritarias. Además, el aumento de tasas afecta el crédito", detalló. Estimó que luego de acordados los salarios, el consumo recuperará dinamismo con tasas que vuelvan a bajar y crédito más pujante.