El crecimiento de la importación de mercancías a nivel global se ralentizó a un 1,7% en 2015, debido a que la desaceleración económica en China y las dificultades en los países exportadores de materias primas redujeron los volúmenes comerciales, indicó un informe del Banco Mundial este miércoles.

El tenue crecimiento en los volúmenes de las importaciones en 2015 se compara con el alza del 3% en 2014, recayendo en los mercados emergentes de Asia la mayor parte de la desaceleración. Si las importaciones de China se hubieran mantenido estables, el crecimiento del volumen mundial de importación de mercancías para 2015 habría sido del 2,1%, según el Banco Mundial.

Los volúmenes de importaciones declinaron en la primera mitad de 2015 y rebotaron durante el año, de acuerdo al reporte.

"El precio más bajo de las materias primas y la transición de China a una nueva senda de crecimiento parecen ser dos factores de refuerzo mutuo, que crearon una débil demanda de importaciones en las economías emergentes", señaló el documento.

China se enfrentó a una demanda menor de sus exportaciones, sobre todo desde países exportadores de materias primas, mientras la contracción en su producción industrial redujo sus importaciones.

Debido a que el sector industrial chino es intensivo en importación y está ligado de forma más estrecha a las cadenas de suministro de Asia Oriental, su desaceleración magnificó el impacto en el comercio en esa región.

El rebote de los proveedores de componentes y materias primas a China se verá limitado por el crecimiento más lento de la demanda en este país, afirmó el Banco Mundial.

No obstante, agregó que según China avance en su transición hacia una economía más basada en el consumo, surgirán más oportunidades para los exportadores de productos finales al gigante asiático.