Quito. La propuesta de salvaguardias globales en las que está trabajando el gobierno ecuatoriano, con el fin de equilibrar la balanza de pagos, deberá pasar por el análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI) y por la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Así lo informó ayer el ministro de Industrias, Ramiro González, quien aseguró que el lunes o martes estaría lista, ya que los equipos técnicos están trabajando en el tema.

Sin embargo, dijo que el proceso que se seguirá será, en primera instancia, entregar el tema al Fondo Monetario, entidad que deberá certificar, en tres días de plazo, que Ecuador tiene un problema de balanza de pagos.

Luego, el informe pasaría a la OMC, que deberá indicar que con la medida no se están alterando los índices permitidos.

Sobre la entrada en vigencia de la medida que gravaría con aranceles al 20 % de partidas, dijo que muchas veces los países las aplican en el momento que ven necesario, pero que en todo caso Ecuador cumplirá con estos pasos previos.

Entre las partidas que se gravarían estarían bienes terminados y suntuarios. No se aplicaría a bienes de capital y materia prima que sirvan para la producción, salvo a la que sí se produzca en el país.

Aclaró que las salvaguardias cambiarias que ahora están vigentes para Colombia y Perú, y que se había informado serían desmontadas hasta el 27 de febrero, se levantarán apenas entre en vigencia la nueva.

Además informó que la salvaguardia global será aplicada temporalmente por un año, pero que será evaluada cada tres meses.

Mientras, el vicepresidente de la República, Jorge Glas, anunció que los insumos para la producción, como por ejemplo de grifería y sanitarios, no tendrán gravamen, lo que evitará el encarecimiento de la producción nacional. Las declaraciones las hizo en una visita a la planta de Franz Viegener (FV): “Estamos fortaleciendo nuestras industrias para enfrentar un escenario de devaluaciones de países vecinos que podrían afectar la competitividad de los productos nacionales”.

En tanto que el ministro González, quien también estuvo en la planta, explicó que esta medida ha sido compartida con los empresarios. El lunes pasado hubo una reunión que duró al menos tres horas con la Cámara de Industriales de Pichincha y el martes con la Cámara de Industriales de Guayaquil, dijo.

González explicó que esta crisis no ha sido generada por el gobierno, sino por problemas externos como la caída del precio del petróleo y de otros productos, como atún, rosas, y la apreciación del dólar.

“Todos debemos poner el hombro”, refirió al ser consultado sobre las posibles resistencias que podrían generar las medidas en ciertos sectores de empresarios.