La próxima revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podrá traer ganancias para los tres socios, Canadá, Estados Unidos y México, confió el embajador y funcionario mexicano, Fernando de Mateo.

En entrevista con Xinhua, el director general de Evaluación de Políticas Económicas de la Secretaría (ministerio) de Economía enfatizó que los países están integrados y funcionan como una línea de producción en distintas industrias, como la automotriz.

"Hay partes fundamentales (de automóviles) que en Norteamérica se hacen entre los tres países, piezas que cruzan la frontera cinco o siete veces añadiéndosele valor cada vez más", ejemplificó el economista que por 11 años fungió como representante de México ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), cuyo Consejo General presidió.

Las tres economías se alistan para revisar el pacto comercial vigente desde 1994 a petición del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien en su campaña electoral prometió incluso con sacar a su país del TLCAN alegando que era injusto y causaba pérdida de empleos.

A cinco meses que comenzó, la administración del republicano ha suavizado la retórica que también amagaba con imponer costosos aranceles a los automóviles fabricados en México, una medida catalogada como proteccionista.

La renegociación, programada para que comience el 16 de agosto, ahora es abordada por la Casa Blanca como una modernización del pacto con miras a mejorar la integración de Norteamérica para hacerla más competitiva.

De Mateo, quien formó parte de los negociadores del TLCAN en los noventa, manifestó que México no dejará pasar un aumento de aranceles o la fijación de cuotas a la importación de automóviles, cuya producción en el país va en aumento.

"¿Qué es lo que va a pasar? Desde mi punto de vista lo que va a haber es una negociación del TLCAN en la cual los tres países van a ganar", sostuvo el funcionario que dirigió las negociaciones de los tratados de México con la Unión Europea y Uruguay, entre otros.

Expuso que el TLCAN salvó a la industria automotriz de Detroit, llamada la capital mundial del automóvil, durante la crisis de 2008 a 2009 porque varias armadoras tuvieron la posibilidad de bajar costos con sus operaciones en México y Canadá.

"Desde luego se reduce el volumen de coches producidos y se reduce el empleo, eso es muy claro, (pero) sin México se hubiera reducido muchísimo más. Hubieran salido del mercado varias de las plantas", agregó.

Abundó que además la OMC proporciona una serie de disciplinas que los países tienen que cumplir y consideró que sería "totalmente inverosímil" que Estados Unidos abandone el organismo internacional.

México alista nuevos cuadros negociadores. De cara a engrosar las filas de los negociadores comerciales del país, el Colegio de México apoyado por la Secretaría de Economía diseñó un diplomado que tendrá entre sus profesores a expertos mexicanos y de organismos internacionales, adelantó el ex presidente del Consejo General de la OMC.

"México tiene de los mejores negociadores del mundo desde hace muchísimo tiempo. Hay necesidad de crear nuevos cuadros que sigan alimentando a los negociadores en la Secretaría de Economía y en otras entidades del gobierno", apuntó De Mateo.

"Estamos trayendo lo mejor del mundo, no es una exageración. Para empezar, negociadores mexicanos que en este momento están negociando en foros con Brasil, están viendo qué pasa, desde luego, con el TLCAN", aseguró De Mateo.

México actualmente tiene 12 pactos comerciales que abarcan 46 países, además de 32 acuerdos de promoción y protección recíproca de la inversión, dentro de su proyecto de desarrollo basado en una economía abierta.