Las relaciones comerciales entre Honduras y Panamá son más estrechas. Una de las acciones recientes que confirman lo anterior es el inicio de operaciones de Banco Ficohsa, quien inauguró la semana anterior una oficina de representación en el centro financiero de este país. Un actor clave para que ambos países aumenten su presencia en sus mercados es el presidente de la República de Panamá, Ricardo Martinelli, quien conversó sobre ese tema y las negociaciones que su gobierno realiza para alcanzar un tratado de libre comercio con Estados Unidos.

-¿Panamá ha abierto las puertas a las empresas hondureñas?

-Ricardo Martinelli: En este país cualquier empresa puede establecerse. Aquí hay empresarios que están invirtiendo en el sector eléctrico, una empresaria hondureña nos ha comunicado que invertirá en la industria textil y hay otros que están compitiendo en otras manufacturas. Panamá tiene las puertas abiertas porque somos un país que cree que la única forma de generar empleos es mediante la inversión, lo que viene a contribuir a mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos, por eso nosotros recibimos bien a los empresarios extranjeros.

-¿Qué opina de la presencia de Banco Ficohsa en Panamá?

-Es un gran apoyo para el sector financiero y para la economía. Además, Ficohsa ha venido a apoyar a la niñez, ya que 50 niños de Panamá del área de Burunga han sido beneficiados por la labor social de la Fundación Ficohsa y estoy seguro que un número mayor será beneficiado. El éxito de Banco Ficohsa es esa responsabilidad social que tiene en Honduras y que tiene en todos lados, ya que en Honduras ha ayudado a 172 centros educativos, lo que representa miles de niños y jóvenes, a lo que hay que sumar las computadoras que donan. Cuando una empresa tiene responsabilidad social tiene que irle bien.

-¿Qué opina de la situación económica de Honduras?

Honduras es un país que tiene mucho futuro, el empresariado hondureño es muy capaz y muy competitivo. Los empresarios hondureños que yo conozco son de calidad mundial, son personas que saben hacer las cosas bien, saben competir y como se dicen en Panamá, saben echar para adelante.

-¿Panamá está apostando a la captación de más flujos de inversión extranjera?

-Yo les aconsejo a todos los países que tengan reglas claras, que tengan seguridad jurídica para que haya certeza, que se respete la inversión de cualquier ciudadano de cualquier país del mundo, es la clave para generar más inversión.

-¿Qué opina de la seguridad personal y de la seguridad jurídica?

-La seguridad es fundamental para atraer inversión. Un país donde no exista seguridad ahuyenta la inversión. Panamá, afortunadamente, ha logrado reducir los índices de criminalidad, aquí no hay secuestros, los índices de robos y asaltos van en descenso. Todos los años capturamos importantes cantidades de drogas, en promedio son 70 toneladas anuales y estamos invirtiendo fuertemente en construcción de cárceles, en la capacitación de la Policía, en la instalación de cámaras en la ciudad, en equipos, en tecnología, en radares, en helicópteros y en todo aquello que haga a Panamá más seguro. Entre más droga capturamos y no entra a Panamá tendremos más seguridad.

-¿Cuál es el avance de las negociaciones para la firma del tratado comercial con Estados Unidos?

-El proceso de negociación ya concluyó. Esperamos que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mande el tratado al congreso en los próximos 60 o 90 días, el que estoy seguro será aprobado sin ninguna dificultad porque Panamá es un país y un aliado estratégico de EE UU. La balanza comercial es extremadamente favorable a Estados Unidos, con un saldo de 5,000 millones de dólares anuales. Además, Panamá no representa ningún peligro para los sindicatos estadounidenses, pero repito, la relación que tiene Panamá con Estados Unidos es histórica y estratégica, y es del interés de ambos países de que este tratado se apruebe a la mayor brevedad posible.

-¿Cuál es el mensaje que puede enviarle a los empresarios hondureños?

-Que crean en su país, que inviertan en su país, que no hay ningún lugar más seguro para la inversión que el propio país del empresario.