El canciller peruano, Rafael Roncagliolo, inauguró este lunes la Reunión del Concejo de Cancilleres de América del Sur-Países Árabes (ASPA). Tras dar la bienvenida a sus homólogos, el funcionario subrayó que la tercera edición de esta Cumbre iniciada en Lima, busca “consolidar la amistad, entendimiento y alianza” entre los dos bloques.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Antonio Patriota, destacó que durante los últimos siete años se han realizado tres Cumbres con buenos resultados.

“Estos acercamientos intensifican el intercambio comercial entre las dos regiones que se multiplicó por dos entre 2005 y 2011 e incluso durante la crisis económica de 2009 a 2011, creció 44%. Además, somos dos regiones con 750 millones de habitantes y un PIB de US$750 trillones”, dijo Patriota.

“A pesar de que en este momento se están dando muchos acontecimientos políticos en el mundo árabe, la concurrencia de cancilleres en esta Cumbre demuestra cuánto la región del mundo árabe está comprometida en multiplicar los contactos, aprovechar las oportunidades ofrecidas, y tener una cooperación más estrecha con Sudamérica”, añadió.

Asimismo, Patriota detalló que como parte de este proceso de acercamiento se ha realizado un calendario de seminarios que se realizarán en el futuro entre diversas autoridades para tratar temas de propiedad intelectual, finanzas y mercados de capitales, transportes, entre otros.

Finalmente, el canciller Roncagliolo expresó su confianza en que hoy mismo se pueda concluir el contenido de la Declaración de Lima, documento que tomó forma la semana pasada en Nueva York, durante la reunión que sostuvieron los cancilleres de ambas regiones, el cual sería suscrita mañana.

En la mira. Perú no solo es el anfitrión de esta Cumbre, sino que intentará que esta se convierta en una sólida plataforma para captar inversiones, especialmente cuando la brecha en infraestructura en el Perú se calcula en US$40.000 millones. Las condiciones están dadas. Según el canciller peruano Rafael Roncagliolo, los países árabes se convierten en “socios importantes” para el Perú, en el contexto de la crisis económica internacional, porque los fondos de inversión árabes buscan lugares seguros, y la región latinoamericana, en especial el Perú, se convierte en un lugar “atractivo”.

La crisis, agregó, ha significado un estancamiento en Europa, menor crecimiento de América del Norte, y una desaceleración en algunos países asiáticos, mientras Sudamérica tiene las condiciones para captar inversiones, las cuales tienen que ver con estabilidad macroeconómica, crecimiento sostenido y con una política de inclusión para crear las condiciones sociales y lograr inversiones a largo plazo.

Esta oportunidad también se refleja en el comercio y en el potencial exportador peruano. La oportunidad es enorme. Se estima que los países árabes importan productos por más de US$600.000 millones, el 90% en consumo alimenticio, mercado que el Perú puede aprovechar, tomando en cuenta que estos países importan US$3.400 millones en frutas y US$3.300 millones en hortalizas.

Por lo pronto, mañana en el marco del III Encuentro Empresarial ASPA, la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (ProInversión), realizará la conferencia “Perú: país de oportunidades”, en la cual se presentará a los empresarios árabes una cartera de proyectos que supera los US$ 10.400 millones.