Lima. Perú sigue siendo un país atractivo para las inversiones externas, a pesar de que aún no se resuelven algunos problemas como la "tramitología" o excesivos permisos burocráticos, sostuvo el gerente de Estudios Económicos de Scotiabank, Guillermo Arbe.

"En el clima de negocios hay cosas buenas y cosas malas, somos un país atractivo para la inversión y , somos un país atractivo para los negocios, aunque no tanto como cuando estábamos creciendo entre 6 o 7 por ciento, pero continuamos en esa senda", refirió a la agencia Andina.

Dijo que para sostener esta característica, se debe, resolver algunos problemas como la "permisología" o "tramitología" que cada vez es más complicada y revela las trabas burocráticas que impiden, en algunos casos, la inversión.

"Y eso afecta el clima de negocios también, por ello, se tienen que hacer algunos cambios estructurales y necesitamos fortalecer la institucionalidad del país y reducir la burocracia", afirmó.

Pesimismo. En otro momento, consideró que el problema en nuestro país es que "somos demasiado pesimistas" respecto a las cifras de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI), cuando organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y especialistas extranjeros, destacan lo bien que le va al país.

"Si uno compara, hay algunas cosas que uno puede decir, no estamos tan mal. Ahora resistimos muy bien la volatilidad, la situación fiscal esta muy bien y no hemos llegado a la recesión, además, crecer a 2 o 3 por ciento, después de haber crecido a 6 o 7 parece un desastre, pero es un buen crecimiento comparado con el mundo y no está mal comparado con la región tampoco", aseguró.

Arbe añadió que "existe un divorcio sobre cómo nos vemos", de que hubo una desaceleración en el crecimiento, pero no tomamos en cuenta lo que ha pasado en el resto del mundo.

"Y los analistas de afuera nos comparan con los demás países y dicen que el Perú se ha comportado bien en esta coyuntura", precisó.