Mientras la negociación del Tratado de Libre Comercio entre México, Canadá y Estados Unidos continúe, hay espacio para alcanzar consenso y, si bien una parte del efecto de la devaluación reciente del peso se asimila al proceso de negociación, “el escenario central es que nosotros seguimos participando y que hay espacio para un consenso que beneficie a los tres países”, afirmó el secretario de Hacienda, José Antonio Meade.

Abriendo un espacio para atender a medios entre la reunión del G20, en la que se confirmó que ya México recibió hace dos semanas la primera lista del intercambio automático  de información de impuestos convenido a propuesta de México hace dos años, mediante la cual los países que integran al grupo se intercambian información fiscal y financiera de contribuyentes de un país en el otro, Meade comentó que en materia financiera, la negociación “va avanzando bien. Es un capítulo que no debe tener grandes riesgos ni grandes retos, incluyendo el de protección de datos personales”.

Hay talento. Tras señalar que la negociación la está conduciendo un equipo talentoso que encabeza el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo que nadie puede estimar un escenario sin TLCAN.

“El escenario con el que seguimos participando es que hay espacio en la negociación para alcanzar un consenso. Estamos participando de buena fe y, por ejemplo, en el caso de la revisión de los temas financieros, hemos tenido una buena dinámica con Estados Unidos y Canadá, y el capítulo muestra avances y no se perciba un problema o un reto”.

Aclaró que en la reunión que sostuvo ayer por la tarde con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y con el ministro de Finanzas Willian Morneau, se acordó avanzar en las revisiones de los temas comunes.

Respecto al impacto de corto plazo de la negociación en mercados financieros, dijo: “Tenemos volatilidad y la está resintiendo el tipo de cambio, pero pensamos que el escenario central sigue siendo el que seamos capaces de alcanzar una buena negociación. México tiene una economía resistente, más flexible, más moderna, con fuentes de crecimiento cada vez más balanceada, de tal manera que mientras avancemos en la negociación se continúe avanzando hacia el final”.