Washington. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo este lunes que las limitaciones a la inversión que impondrá esta semana la entidad no son específicas para China sino que se aplicarán "a todos los países que estén intentando robar nuestra tecnología".

En un mensaje vía Twitter, Mnuchin dijo que los reportes de restricciones a la inversión de Bloomberg y Wall Street Journal "son falsos. Son noticias falsas".

Un funcionario del Gobierno dijo a Reuters este domingo en la noche que el Tesoro estadounidense estaba esbozando restricciones que impedirían que firmas con al menos un 25% de capital chino compren empresas de Estados Unidos con "tecnología industrialmente significativa".

El tweet de Mnuchin se produjo en medio de una diferencia de opinión entre los principales funcionarios de la administración Trump sobre cuán agresivo debe ser un enfoque para desafiar las prácticas comerciales de China. La administración aún está debatiendo algunos aspectos de las nuevas restricciones de inversión que se anunciarán este viernes, dijo un funcionario del gobierno.

Un funcionario del Gobierno dijo a Reuters este domingo en la noche que el Tesoro estadounidense estaba esbozando restricciones que impedirían que firmas con al menos un 25% de capital chino compren empresas de Estados Unidos con "tecnología industrialmente significativa".

Los desacuerdos también se referían a los aranceles estadounidenses sobre bienes chinos por valor de US$34.000 millones que entrarán en vigencia el 6 de julio, lo que, según China, provocaría represalias relacionadas con sus importaciones de soja y vehículos motorizados estadounidenses.

Mnuchin ha estado en el lado más moderado del debate, junto con el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, que se está recuperando de un ataque al corazón. Mientras que por un enfoque más agresivo de las tarifas y las restricciones de inversión en China, están el asesor de comercio y manufactura de la Casa Blanca, Peter Navarro, y el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

El mes pasado, Mnuchin dijo que una guerra comercial con China estaba "en suspenso" luego de que funcionarios de las dos economías más grandes del mundo sostuvieran conversaciones en Pekín centradas en abrir más sectores de la economía china y aumentar las compras de productos estadounidenses.

Pero el 29 de mayo, la Casa Blanca anunció que la administración Trump procedería con un arancel del 25% sobre los bienes chinos de US$50.000 millones y las restricciones de inversión específicas de China.

"Para proteger nuestra seguridad nacional, Estados Unidos implementará restricciones de inversión específicas y mejorará los controles de exportación para las personas y entidades chinas relacionadas con la adquisición de tecnología de importancia industrial", dijo la Casa Blanca en el comunicado. "Las restricciones de inversión propuestas y los controles de exportación mejorados se anunciarán para el 30 de junio de 2018, y se implementarán poco después".

Lighthizer dijo que lograr que China abriera su mercado a más exportaciones estadounidenses era significativo, pero que era mucho más importante para Estados Unidos resolver problemas con China, como las transferencias de tecnología forzada y el robo cibernético.