Washington. Un importante senador estadounidense dijo que esperaba que el Congreso aprobara pronto el tratado de libre comercio con Colombia, a pesar de la persistente e intensa oposición del mayor grupo sindical de Estados Unidos.

"Estamos a punto de aprobar nuestros TLC (tratados de libre comercio) con Colombia, Panamá y Corea", expresó Max Baucus, presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, durante una audiencia sobre el acuerdo con Colombia.

El senador demócrata elogió el plan de acción que la administración del presidente Barack Obama negoció con Colombia para hacer frente a las preocupaciones por los asesinatos de sindicalistas y otros actos de violencia contra los trabajadores en el país andino, que es uno de los mayores aliados de Estados Unidos en América Latina.

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, John Kerry, dijo que el plan ayudaba a aliviar sus preocupaciones con respecto al acuerdo.

"Ha llegado el momento de ratificar este acuerdo", expresó el demócrata Kerry.

Sin embargo, Jeff Vogt, subdirector de la división internacional de la federación laboral estadounidense AFL-CIO, dijo que este grupo continuaría oponiéndose fuertemente al tratado.

"Sentimos que dada la terrible historia que ha sufrido Colombia, es esencial que pueda haber un periodo de evaluación para ver que la tasa de asesinatos efectivamente haya bajado, que veamos un compromiso a largo plazo en la lucha contra la impunidad y que podamos ver sentencias con bases sólidas. Eso va a tomar su tiempo", estimó Vogt.

Baucus dijo que esperaba que la administración Obama enviara formalmente el acuerdo al Congreso una vez que Colombia hubiera completado una segunda etapa de acciones bajo el plan estipulado, el 15 de junio.

Sin embargo, la vicerrepresentante comercial de Estados Unido, Miriam Sapiro, no precisó la fecha del envío del proyecto cuando fue interrogada por los republicanos.

Sapiro afirmó que los plazos para el tratado con Colombia y también para los pactos con Panamá y con Corea dependen de las conversaciones en curso con los líderes del Congreso.

El Gobierno de Obama también quiere que el Congreso renueve un programa de asistencia para ayudar a los trabajadores que han perdido su trabajo por la competencia del exterior, afirmó Sapiro.

Baucus concordó en el hecho de que la renovación del programa es esencial para la aprobación de los tres tratados. "No vamos a avanzar en uno sin los otros tres", dijo.