Los 32 productos que conforman el nuevo acuerdo de precios anunciado el viernes por el gobierno con el objetivo de contener el empuje de la inflación representan el 11,5% de la canasta consumo mensual de una familia promedio uruguaya. La apreciación del dólar que motivó a las autoridades a reeditar la medida con distintos sectores del comercio no da tregua y ayer volvió a subir, pese a una fuerte intervención de Banco Central (BCU), que vendió en el mercado por US$27,6 millones.

La lista de productos que tendrán su precio congelado por espacio de 60 días es muy similar a la que fue confeccionada el año pasado, y está integrada 32 productos con 1.300 variedades y presentaciones que van desde alimentos envasados, bebidas, artículos de tocador, higiene personal y pollo como único producto cárnico. Otros cortes como el asado solo mantendrán su precio hasta el 31 de agosto (ver apunte).

De la inflación de los últimos 12 meses, que fue de 8,53% en el acumulado a junio, la canasta de productos "congelados" disponible en supermercados explicó 1,05 puntos porcentuales, según cálculos de la Unidad de Análisis Económico de El Observador. Por su parte, ese conjunto de productos registró en los 12 meses a junio una suba de 9,2%.

El gobierno confía en que la medida ayude a desacelerar la subida de precios, pero principalmente busca incidir en las expectativas de inflación, según expresó el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori. "En ediciones pasadas, un acuerdo de este tipo contribuyó a desacelerar no los precios sino las expectativas, que son fundamentales, porque muchas veces con anticipo de acciones, los propios actores van alimentando un proceso que se desea combatir. Con un acuerdo como este pensamos combatir las expectativas inflacionarias", había dicho Astori.

Además, su puesta en marcha coincide con el comienzo de la negociación salarial, por lo que el Poder Ejecutivo también busca trasmitir una señal a los sindicatos de que continúa su lucha contra la suba de precios, en un escenario marcado por un fuerte rechazo del PIT-CNT a las pautas oficiales. De hecho, los sindicatos ya anunciaron que buscaran acuerdos con ajustes superiores a los propuestos por el gobierno.

En la otra vereda, los empresarios han trasmitido su voluntad de "colaborar" para que las presiones inflacionarias no se incrementen, pero también advirtieron que eso es posible en la medida en que los reclamos salariales "no sean excesivos" y "no se aparten de la pautas". El acuerdo alcanzado con las distintas gremiales también prevé que las grandes superficies presenten cada 15 días ante el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) una declaración con los valores que reciben de los importadores e industriales como una medida de "control" sobre el acuerdo de precios. Esto para que los proveedores efectivamente cumplan con el compromiso asumido entre todas la partes.

La vigencia del acuerdo no está sujeta a un tope específico en el precio del dólar –como se manejó inicialmente en el planteo de los empresarios–, pero existe el compromiso del gobierno de "revisar su viabilidad" si el tipo de cambio se consolidara entorno a los $ 30.

El billete verde retomó su racha alcista y ayer cerró en el interbancario a $ 28,65 con una suba de 0,42%. El salto se dio pese a que el BCU volvió a participar en el mercado de forma directa con la venta de US$ 27,6 millones para evitar una suba mayor.

"La motivación de este acuerdo de precios es que el panorama volátil que tenemos en materia cambiaria no se traduzca en un recrudecimiento de la inflación. Ya tenemos la inflación lo suficientemente alta como para preocuparnos en ese sentido. Por lo tanto, el acuerdo de precios seguramente va a tener un impacto positivo en la evolucion inflacionaria", afirmó ayer el presidente del BCU, Mario Bergara en rueda de prensa.

El nuevo dato de inflación correspondiente a julio será difundido mañana por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Según los analistas que participaron de la última encuesta de expectativas del BCU, la proyección es que la inflación aumente levemente y se ubique en 8,58% a julio. El efecto que pueda tener el congelamiento de precios en productos de la canasta de consumo, así como la suba reciente de los combustibles, se conocerá recién en los datos correspondientes al mes de agosto.

Asado "congelado" hasta fin de agosto. Las empresas agremiadas a la Cámara de la Industria Frigorífica y a la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay se comprometieron a vender a carnicerías y supermercados de Montevideo seis cortes populares con los siguientes precios máximos hasta el 31 de agosto: nalga con tapa sin hueso ($ 170), colita de cuadril sin hueso ($ 170), asado 13 costillas sin pulpón ($ 99), peceto sin hueso ($ 188), mondongo ($ 99) ehígado ($ 40).