La inflación al consumidor de China se desaceleró a su menor ritmo en casi un año en agosto, lastrada por menores costos de los alimentos, aunque una moderación de la deflación de los precios al productor se sumó a la reciente evidencia de que la economía se está estabilizando.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió un 1,3% interanual en agosto, luego del avance de un 1,8% registrado en julio, dijo este viernes la Oficina Nacional de Estadísticas.

Fue la menor tasa de la inflación desde octubre del 2015. Analistas consultados por Reuters esperaban un aumento de un 1,7%.

La inflación al consumidor ha permanecido muy por debajo de la meta oficial de China de cerca de un 3% en el 2016, a pesar de las preocupaciones de que las graves inundaciones registradas durante el verano boreal, que dañaron infraestructura pública y golpearon a la producción agrícola, elevasen las presiones inflacionarias.

Los precios de los alimentos subieron un 1,3% en agosto, frente al alza interanual de un 3,3% del mes anterior. Los precios del cerdo, la carne de mayor consumo en China, aumentaron sólo un 6,4%, luego del avance de un 16,1 por ciento que anotaron en julio.

Los costos de los productos no alimenticios crecieron un 1,4%, a igual ritmo que en julio, mostraron datos de la oficina de estadísticas.

El Índice de Precios al Productor (IPP) cayó un 0,8% en agosto respecto al año previo. Analistas esperaban que el IPP bajara un 0,9% interanual.

Los precios al productor de China han descendido desde marzo del 2012, pero podría haber un punto de inflexión en el horizonte, debido a que el sector industrial ha repuntado arrastrado por la recuperación del sector inmobiliario local y de los costos de las materias primas a nivel global.

De hecho, las importaciones de China crecieron por primera vez en casi dos años en agosto, ya que las empresas del país reabastecieron sus inventarios y por un alza de las expectativas inflacionarias de los minoristas. Esas señales de una demanda doméstica más sólida fueron acompañadas por datos comerciales que mostraron que las exportaciones cayeron menos que lo esperado.