Lima. Con la finalidad de que las franquicias peruanas puedan dar el gran salto e internacionalizarse, nuestro país debe contar con una normatividad al respecto más flexible, sostuvo el vicepresidente de la Cámara Peruana de Franquicias, Walter Aguirre.

Indicó que en la actualidad se usa el marco general otorgado por el Derecho Civil Comercial, a diferencia de países como México, Brasil y Estados Unidos, donde tienen una regulación más acorde.

“Es el momento de pensar en que el Perú necesita una normatividad en franquicias algo más flexible. Porque es necesario darle un trato igual al franquiciante y al franquiciado y es necesario proteger la marca y el ‘know how’ que el franquiciante transfiere al franquiciado”, manifestó a la Agencia Andina.

Precisó que cuando una franquicia peruana va hacia otro país, esta se somete a una jurisdicción y normas a las cuales “no estamos acostumbrados”.

“Creo que necesitamos esto para dar un salto. De esta manera, los franquiciantes se sentirían más seguros de blindar su marca y los franquiciados también sentirían que tienen un marco regulatorio que los protege contra el abuso que se pueda dar por parte del franquiciante al poner algunas reglas que podrían ser juzgadas como competencia desleal”, señaló.

Aguirre manifestó que además debe existir un registro de las franquicias que se están dando en el país, pues como Cámara Peruana de Franquicias, saben lo que existe en el mercado, más “no existe una norma específica que regule esto”.

“En México la Ley de Propiedad Industrial y su reglamento, estipulan qué es una franquicia, cuál es el contrato, qué se debe hacer, etc., y eso permitió que este país se desarrollara muy rápido”, comentó.

Añadió que en la actualidad, el 60% de las franquicias en el Perú son extranjeras y el restante nacionales (40%).