La Paz. El superávit comercial de Bolivia subió un 63% en los primeros siete meses del año gracias un sostenido aumento de las exportaciones, especialmente las de gas.

Entre enero y julio la balanza fue positiva en US$1.620 millones, dijo este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE), con un aumento del 23% en las exportaciones a 6.127 millones y un alza del 13% de las importaciones a 4.507 millones.

Entre los objetivos económicos del gobierno izquierdista de Evo Morales para este año figuran un crecimiento de al menos 5,5%, inflación máxima de 5% y exportaciones de US$10.000 millones.

"Los indicadores macroeconómicos son crecientes y nos dan confianza en que cumpliremos holgadamente las metas fijadas para este año", dijo el pasado fin de semana el ministro de Economía, Luis Arce, al presentar una evaluación semestral oficial.

Gas. En los siete primeros meses de este año, como ocurre invariablemente desde hace al menos un quinquenio, las exportaciones bolivianas estuvieron dominadas por el bombeo de gas a Argentina y Brasil, que tuvieron un crecimiento interanual de 44% y sumaron US$2.916 millones.

Esas ventas de gas constituyeron el 48 por ciento del total de las exportaciones del período enero-julio pasado.

El crecimiento en el valor de las ventas de gas compensó con creces la caída del valor de las exportaciones de minerales, fundidos o en concentrados, que sumaron 1.557 millones de dólares ó 25 por ciento del total en los siete primeros meses.

La plata y el zinc representaron, en valor, poco más de dos terceras partes de los minerales exportados.

Productos agroindustriales liderados por oleaginosas y diversas manufacturas completaron la oferta exportadora boliviana en los primeros siete meses, en tanto que las importaciones fueron mayormente de bienes de capital, agregó el reporte del INE.