El superávit comercial de Chile se desplomó a US$4.142 millones en 2015, cerca de la mitad de lo anotado el año previo, por un fuerte descenso en las exportaciones encabezado por los menores envíos de cobre, dijo este jueves el Banco Central.

El positivo saldo en la balanza chilena, una de las naciones con más tratados y pactos comerciales en el mundo y que ha recibido el impacto del adverso escenario externo, fue inferior a los US$7.767 millones del 2014.

Pese al desempeño anual, la balanza finalizó con un déficit comercial de US$150 millones en diciembre, presionado por un derrumbe en el valor de las exportaciones de cobre, del que Chile es el principal productor mundial y cuyo precio ha sufrido una constante caída.

Las ventas al exterior del metal, equivalentes a cerca de la mitad del total de las exportaciones del país, disminuyeron casi un 30% en diciembre y acumularon una baja del 17,8% en 2015, lo que ha presionado las arcas fiscales y llevado al peso chileno a mínimos en más de 12 años.

El Banco Central había recortado recientemente su pronóstico de superávit comercial para el 2015 a US$4.350 millones, ante los persistentes menores envíos de cobre frente a una baja en el valor del petróleo, la principal importación, y una debilitada demanda interna.

Las exportaciones chilenas sumaron US$63.362 millones en el 2015, una caída interanual del 16,3%; mientras que las importaciones alcanzaron US$59.220 millones, un retroceso del 12,8%.

Para este año, el Banco Central ha pronosticado un saldo positivo de la balanza comercial de US$700 millones.