EE.UU.- La tasa de desempleo en Estados Unidos descendió en julio a 3,9%, mientras que la creación de empleos tuvo una neta disminución con un alza de salarios aún sostenido, según cifras del Departamento de Trabajo publicadas este viernes.

Después del 4% en junio, la tasa de desempleo disminuyó tal como preveían las expectativas de los analistas. Por el contrario, la baja en la creación de empleos ha sido más marcada de lo esperado con 157.000 puestos, o sea una disminución de 36,6%.

Esta baja se debe comparar con los datos de junio revisados en fuerte aumento (248.000 contra los 213.000 anunciados previamente).

El salario horario promedio, especialmente observado por la Fed para impedir una aceleración de la inflación, registró un progreso de apenas 0,26% a US$27,05.

Paralelo a este anuncio, el Departamento de Comercio del país presentó este viernes el más reciente reporte sobre la evolución del déficit comercial, uno de los indicadores claves para examinar los alcances de la guerra comercial que arrancó la administración del presidente Donald Trump.

De acuerdo con esta entidad, el déficit comercial de EE.UU. aumentó 7,3 % en junio y llegó a su máximo nivel en 19 meses.

Buena parte de la argumentación detrás de las acciones de Trump en el frente comercial apuntan a reducir este déficit mediante la protección de la producción local en un rango amplio de bienes, que van desde productos agrícolas, hasta los derivados de las industrias del acero y aluminio.

Los resultados de esta política no resultan del todo claros, al menos hasta el momento. Uno de los aspectos que más contribuyó en el déficit fiscal reportado en junio fue la baja en las exportaciones de vehículos y aviones. Esto se suma a un crecimiento sostenido de las importaciones.

Según las cifras del Departamento de Comercio, el déficit de bienes y servicios fue de US$46.300 millones, con una caída de 0,7% (US$213.800 millones) en las exportaciones y un aumento en las importaciones de 0,6% (US$260.200 millones).

El aumento del déficit es superior al previsto por los analistas, que lo habían estimado en US$45.600 millones, después de que en mayo se ubicara en US$43.100 millones.