Este 2017 la relación comercial entre Gran Bretaña y México cerrará con un crecimiento mayor a 20%, superando los US$6.432 millones, con miras a que en marzo del 2018 los británicos saldrán de la Unión Europea, el ministro en México, Duncan Taylor, indicó que habrá una transición para llegar al acuerdo bilateral con nuestro país, que podría llegar en dos años.

“El primer objetivo nuestro es asegurar que tengamos una transición suave cuando salgamos de la Unión Europea, primero vamos a empezar a negociar con nuestros amigos de la Unión Europea, que puede ser hasta dos años. Pero hasta que lo hagamos vamos a seguir utilizando las mismas protecciones que vengan en el acuerdo Unión Europea-México”, dijo Taylor.

Desde el 2006 hasta el 2016, el comercio entre México y el Reino Unido creció 75%, hasta alcanzar los US$5.360 millones en el 2016, donde nosotros tenemos el superávit por US$3.232 millones de exportaciones. Las exportaciones mexicanas hacia el Reino Unido se triplicaron entre el 2006 y el 2016, convirtiendo a los británicos en el quinto socio comercial para México entre los países de la Unión Europea, revelan cifras de la Secretaría de Economía. “Creo que fue el primer secretario (Guajardo), después del voto de referéndum, junio del 2016, al día siguiente, en la mañana, nos dijo que México estaba listo para negociar un acuerdo bilateral con nosotros en el momento que nosotros estemos preparados para hacerlo”, compartió el embajador.

A inicios de año Mark Garnier, ministro parlamentario del Departamento de Comercio Internacional de Gran Bretaña, expuso que entre las oportunidades de negocio que los británicos ven en México se encuentran el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, el sector automotriz, defensa, exploración de petróleo y gas, así como retail, educación y servicios financieros.

Con relación al tema de las denominaciones geográficas, que han causado revuelo en la industria láctea y el Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea (TLCUEM), el cual se estará cerrando previsiblemente en enero próximo, Ana Fernanda Romero, oficial comercial de la embajada británica en nuestro país, acotó que el año pasado hubo una negociación entre el Senasica y la agencia de agroindustria en Londres, con lo que los productos de Gran Bretaña consiguieron acceso a México, pero en relación con la definición del tema de las indicaciones de origen será un tema que estará en discusión en el TLCUEM y “es pronto para saber una negociación en un tratado bilateral”.