Londres. "Mi familia está involucrada con China en todos los sentidos... es parte de nuestro ADN", dijo Stephen Perry a Xinhua, al recordar el legado de interacción de su familia con el lejano país asiático.

Junto con su padre Jack, Stephen es parte de un selecto grupo de personas que han jugado un rol principal en lo que podría llamarse "la rotura del hielo" comercial entre China y el mundo.

Stephen Perry ha asumido ahora el cargo, de manos de su padre, del 48 Group Club, una red empresarial independiente británica comprometida con la promoción de lazos con China.

En 1953, un grupo de visionarios de la comunidad empresarial superó numerosos obstáculos, y llevó a cabo un famoso viaje para romper el hielo con China, estableciendo así unas relaciones comerciales mutuamente beneficiosas con el país asiático.

Jack Perry fue uno de estos rompehielos pioneros.

"Mi padre conoció a Ji Chaoding, el representante del (entonces) premier (chino) Zhou Enlai, en la Universidad de Cambridge en 1952", dijo Perry.

"Ellos (los representantes chinos) dijeron que necesitaban nuestra ayuda para reabrir el comercio", dijo.

Después de la reunión en Cambridge, "mi padre se fue a casa y aprendió sobre China. Entonces acabó decidiendo.. que esta era la oportunidad de su vida para hacer algo diferente", explicó Perry.

Un año después Perry padre y algunos otros occidentales viajaron a China a tratar asuntos de comercio. "Se llamaron a ellos mismos 48 Group más tarde", detalló.

El viaje a China fue duro, les llevó varios días volar a Hong Kong, ya que "los estadounidenses estaban intentando impedir que la gente fuera a China". Después el equipo tardó tres días en llegar a Beijing.

Mientras crecía el negocio familiar, sus lazos con occidente fracasaron. Muchos les amenazaron, y los periódicos locales incluso llamaron a Jack y a los otros "rojos comunistas".

"Eso no fue fácil para mí, cuando era un estudiante, y la gente hablaba sobre mi familia", recordó.

"Creían que mi familia estaba haciendo algo malo y sucio para los chinos. No entiendo por qué pensaban de esa manera", explicó Perry. "Estábamos aislados de la comunidad. Mucha gente no quería relacionarse con nosotros".

Mencionó que había un chico estadounidense viviendo en su misma calle. "Nosotros nos divertíamos jugando juntos, pero sus padres nunca hablaban con los míos", dijo.

Los lazos de la familia con Estados Unidos también se rompieron. A su empresa se le prohibió hacer negocios con el país norteamericano entre 1956 y 1971.

Pero los estadounidenses que al principio se opusieron a la familia Perry nunca pensaron que un día necesitarían de su ayuda para entrar en contacto con China.

[[wysiwyg_imageupload:6209:]]

Facilitador de comercio China-Occidente. En 1972, el entonces presidente estadounidense Richard Nixon, realizó una visita histórica a China. El primer gran acuerdo entre Estados Unidos y China fue alcanzado con la ayuda del 48 Group Club. En este sentido, la familia Perry también pueden ser considerada como rompehielos del comercio China-Estados Unidos.

"Mi primera visita a China fue en 1972. Fui porque Nixon viajó a China... ellos nos pidieron ayuda para preparar grandes acuerdos comerciales entre Estados Unidos y China", recordó Perry, agregando que su primer trabajo fue ayudar a conseguir "acuerdos de rompehielos" entre Washington y Beijing, lo que calificó de "bastante emocionante e interesante".

Perry se encontró con una China completamente diferente a lo que esperaba.

"La gente eran muy pobre por aquel entonces, pero trataban de dar la mejor impresión a los extranjeros", dijo.

"China es un país muy agradable. Para volver a Reino Unido, arrastré mi equipaje atravesando el puente de Shenzhen a Hong Kong. Me giré para mirar a este viejo continente, y me puse a llorar de repente. Inmediatamente admití que sentía atracción por China", dijo.

Desde entonces, Perry ha visitado el país asiático en numerosas ocasiones, y también ayudó a facilitar el comercio entre China y Estados Unidos.

En 1977, la familia vendió 10.000 toneladas de poliéster estadounidense a China. "Tengo mucha suerte de contar con un lugar en la historia por haber ayudado a crear la conexión entre China y EEUU", anotó Perry.

[[wysiwyg_imageupload:6210:]]

Leyenda en una nueva era. En 2008, el Young Icebreakers (Jóvenes Rompehielos) fue establecido como parte del 48 Group Club. Es una red líder y respetada para jóvenes líderes empresariales británico-chinos, que continúa reflexionando y mejorando la gran herencia del 48 Group Club.

Jack, hijo de Perry que recibió el mismo nombre que su abuelo, es un miembro del Young Icebreakers, que sirve como puente entre China y Reino Unido, ofreciendo un canal para compartir ideas, aumentar la conciencia y promover los logros de los jóvenes británicos y chinos, y crear un sentido de colaboración y comunidad entre los jóvenes profesionales que tienen interés en China y en una comunidad más amplia.

El Young Icebreakers nació después de la visita del entonces primer ministro chino Wen Jiabao a Reino Unido en 2006.

Durante una reunión con Perry y representantes del Young Icebreakers en Londres en enero de 2009, Wen dijo que esta red representa el espíritu de forjar una cooperación amistosa a largo plazo, así como una fuerza impulsora para una asociación estratégica integral entre China y Reino Unido.

Para los jóvenes de ambos países, continuar y desarrollar las relaciones positivas entre China y Reino Unido en el siglo XXI es una tarea compartida.

"Cuando estaba todavía en la universidad, mi padre estaba muy preocupado por que se mantuviera el 48 Group. El sintió que se necesitaba sangre más joven", dijo Perry.

"Considero que el Young Icebreakers puede ayudar a los jóvenes a entender a China y también ayudarles a entenderse los unos a los otros. Y ahora es un grupo muy fuerte". agregó.    

Década de oro. Mirando hacia adelante, Perry señaló que Reino Unido necesita la inversión china en infraestructura y otros campos. "Son muy importantes para Reino Unido", indicó.

Mientras tanto, Perry dijo que China tiene la necesidad de impulsar hacia adelante la internacionalización de renminbi, o yuan chino, y las iniciativas de la Franja y la Ruta, agregando que Reino Unido "puede ayudar mucho" a China al respecto.

"Puede ser un verdadero año de oro para Reino Unido y China", manifestó el primer ministro británico, David Cameron, a comienzos de este año.

"Vamos a esforzarnos juntos para convertir a Reino Unido en el mejor socio de China en occidente. Vamos a esforzarnos juntos y a crear una década de oro para ambos países", aseguró el mes pasado el ministro de Hacienda británico, George Osborne, durante un discurso en la sede la Bolsa de Shanghai.

Sin embargo, Perry señaló que el nivel de "oro" dependerá de hasta qué punto conozcan los británicos a China.

"Es muy importante para Reino Unido entender a China, incluyendo la historia, las políticas y las leyes de este país asiático", afirmó.

Cree que la visita del presidente chino, Xi Jinping, a Reino Unido ofrecerá una buena oportunidad para que el pueblo británico entienda mejor a China.