Washington. El presidente Donald Trump dijo este jueves que Estados Unidos no estaba bajo presión de llegar a un acuerdo comercial con China, un día después de que su principal asesor económico de la Casa Blanca dijera que el Gobierno había invitado a funcionarios de Pekín a reanudar las conversaciones.

"No estamos bajo ninguna presión de llegar a un acuerdo con China, ellos están bajo presión de llegar a un acuerdo con nosotros. Nuestros mercados están en alza, los de ellos están colapsando. Pronto cobraremos miles de millones en aranceles y fabricaremos productos en casa", escribió Trump vía Twitter.

China dijo previamente este jueves que apreciaba una invitación de Estados Unidos para tener una nueva ronda de diálogos comerciales, en momentos en los que Washington se prepara para intensificar aun más la disputa de aranceles, con tarifas sobre productos chinos valuados en US$200.000 millones.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, dijo a periodistas que Pekín acogía con agrado la invitación, y que ambos países estaban discutiendo los detalles. "China siempre ha sostenido que una escalada del conflicto comercial no beneficia a nadie", declaró el funcionario.

La cita era vista como una oportunidad de aliviar los temores del mercado sobre la escalada del conflicto, que amenaza con afectar a todo el comercio entre las dos mayores economías del mundo. Pero los comentarios de Trump podrían afectar ese optimismo.

La administración de Trump se dispone a activar aranceles sobre productos chinos valorizados en 200.000 millones de dólares sobre una amplia gama de productos de tecnología de Internet y bienes de consumo, desde bolsos a bicicletas y muebles.