Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho a sus asesores que quiere seguir adelante con su plan de imponer aranceles sobre importaciones chinas valoradas en US$200.000 millones la próxima semana, reportó Bloomberg, escalando la tensión comercial entre las potencias.

Ambos países han dispuesto aranceles recíprocos sobre otros bienes valorados en US$50.000 millones y han amenazado con nuevas tarifas comerciales.

Funcionarios de Estados Unidos y China terminaron la semana pasada una ronda de conversaciones sin lograr avances importantes en el alivio de las tensiones comerciales.

El informe, que citó a seis fuentes no identificadas, presionó a los mercados. El S&P tocó mínimos en la sesión y los rendimientos del Tesoro de Estados Unidos cayeron.

Los nuevos aranceles propuestos afectarían a los productos de consumo, incluidos los suministros para la construcción de viviendas, los productos de tecnología, las bicicletas y las prendas de vestir.

Se espera que el período de comentario público sobre la propuesta finalice el 6 de septiembre, y Trump planea imponer las tarifas después de esa fecha límite, dijo Bloomberg.

La Casa Blanca no quiso hacer comentarios sobre el informe Bloomberg.