Bruselas. Las propuestas de Europa para abrir más sus mercados a los productos estadounidenses, automóviles incluidos, parecen no haber persuadido a Washington para que elimine la amenaza de los aranceles a la importación de acero y aluminio de la UE, dijo este martes la jefa de Comercio del bloque.

El presidente estadounidense, Donald Trump, fijó aranceles del 25% para el acero entrante y del 10% para el aluminio por motivos de seguridad nacional, aunque concedió exenciones a los productores de la Unión Europea hasta el 1 de junio a la espera del resultado de las conversaciones.

Los líderes de la Unión Europea acordaron la semana pasada cuatro áreas sobre las que el bloque estaría dispuesto a negociar, entre ellas un acceso más fácil para los productos industriales, pero sólo con la condición de que la exención se haga permanente.

La comisaria de Comercio la Unión Europea, Cecilia Malmström, habló con el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, después de que las propuestas se hicieron públicas, pero dijo que Washington no parecía satisfecho.

Hasta ahora, Estados Unidos ha otorgado exenciones permanentes de aranceles a los metales a Australia, Argentina, Brasil y Corea del Sur, pero en cada caso estableció cuotas de importación.

"Pienso que no creen que sea suficiente", dijo Malmström a periodistas antes de una reunión de ministros de la Unión Europea en la que se debatirá el comercio.

El ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, pareció igual de pesimista.

"Creo que el 1 de junio tendremos otro punto muerto", dijo. "Quizás daremos un paso adelante respecto a lo que podamos ofrecer a los estadounidenses. Podría ser que nos movamos hacia las cuotas. Todo esta abierto, pero es complicado", agregó.

Las áreas identificadas para el debate son: un mayor acceso al mercado para productos industriales, incluidos automóviles, y a licitaciones públicas; energía, especialmente gas natural licuado (GNL); posible cooperación entre los reguladores; y la reforma de la Organización Mundial del Comercio.

Hasta ahora, Estados Unidos ha otorgado exenciones permanentes de aranceles a los metales a Australia, Argentina, Brasil y Corea del Sur, pero en cada caso estableció cuotas de importación.