Montevideo. "Agradezco que hayan venido a escuchar al compañero Gabriel Oddone (socio de la consultora CPA Ferrere), que nos va a actualizar sobre la situación de la economía". Así presentó el dirigente sindical de la bebida, Richard Read, la conferencia que el jueves por la noche concentró la atención de más de un centenar de trabajadores que colmaron el salón principal del Club de los Cerveceros.

"Si alguno no entiende, puede levantar la mano y preguntar. Acá la idea es sacarse las dudas", explicó el sindicalista antes de empezar. A su espalda colgaban una bandera uruguaya y otra blanca y verde con letras negras de la FOEB, que en parte habían sido cubiertas con un mantel de color blanco para poder proyectar la presentación.

La situación económica "cambió bastante" y se puso "menos cómoda", por lo que Uruguay "tiene que adaptarse a la nueva realidad", fue el mensaje inicial elegido por Oddone, antes de pasar a un análisis en detalle de los motivos por los cuales el país está recibiendo "un shock".

La desaceleración de China, el fortalecimiento del dólar en el mundo y su efecto negativo sobre el precio de los commodities formaron parte de su explicación. "Lo que vendemos al mundo hoy vale menos de lo que valía hace 12 o 15 meses. Como si eso fuera poco, Brasil, que es nuestro segundo socio comercial, atraviesa una situación muy compleja que esencialmente es una crisis política", añadió el economista de CPA Ferrere.

Como en una clase de la universidad, fueron pasando una tras otra las gráficas cargadas de información que el economista explicó, incluso, cómo había que leerlas. Fue el caso de la gráfica de tipo de cambio real, con el objetivo de que los asistentes entendieran cuándo el país estuvo barato en dólares y qué tan caro está hoy comparado a otros mercados.

A su frente había en su mayoría hombres, pero también mujeres que seguían con atención cada uno de los razonamientos. Algunos de ellos, que habían salido minutos antes de las fábricas, llevaban puesta su ropa de trabajo. "Estamos caros en dólares con todo el mundo. No se puede permanecer así por tiempos muy prolongados, porque el país no logra vender en el mundo y te inundan de productos. Estos niveles de precios no son sostenibles y Uruguay va a corregir", dijo el economista.

Con acoples de sonido de por medio, se abrió la ronda de preguntas para el público. El tipo de cambio a fin de año y el comportamiento a futuro de la inflación fue el centro de la primera interrogante que rompió el hielo desde las primeras filas del salón. Oddone dijo que sus proyecciones son de un dólar a $ 30 y la inflación en 9,7%, siempre que Brasil no reciba una segunda calificación negativa de su deuda, que China no tome nuevas decisiones sobre el yuan y que las tasas de interés en Estados Unidos "no aumenten mucho".

También se refirió al año 2016 y advirtió que "haciendo un ejercicio numérico" con un dólar a $ 35 o $ 36 la inflación cerrará en 9,3%, pero "si el tipo de cambio se pone en $ 38, la inflación se pone en 10,5%". (...) En mi opinión no hay condiciones para que el año que viene el gobierno pueda sostener la inflación debajo de 10%", apuntó el experto. A esa altura de la noche y con casi una hora de conferencia ya se veían rostros de cansancio, aunque la mayoría parecían seguir concentrados en lo que se estaba diciendo.

Oddone explicó que a diferencia de 1999, cuando había "rigidez cambiaria", hoy existe "rigidez de precios" que impiden una depreciación más intensa de la moneda. "Por eso el BCU interviene mucho. ¿Qué quiere decir? Que agarra dólares de sus reservas y los mete en el mercado de cambio para moderar la depreciación. (...) Con una inflación que supera el 10% se desatan mecanismos de ajustes de salarios que pueden espiralizar la inflación", afirmó.

"¿Son los salarios el único factor que dispara la inflación?, porque queda como que es culpa de los trabajadores", preguntó más adelante otro de los presentes. "Es un tema superpolémico", aclaró Oddone antes de responder. De inmediato opinó que los salarios no son los responsables de que la inflación "esté en los niveles que está". Más adelante, advirtió que si la economía "se plancha" y los mecanismos de ajuste de salarios son "muy rígidos a la baja" está el riesgo de que en varios sectores las empresas ajusten sus números por el lado del empleo, con el despido de trabajadores.

"Nadie debería pensar que lo que vimos en los últimos 10 años lo vamos a ver en los próximos dos. No hay condiciones objetivas para que el promedio de la sociedad progrese al mismo ritmo que lo hizo en los últimos 10 años. Eso no va a ocurrir", dijo Oddone. "Tampoco estamos ante un evento macroeconómico grave como en 1999 o 2002", añadió.

La noche se cerró con un fuerte aplauso. Read volvió a tomar la palabra y asumió el compromiso de hacer más reuniones para escuchar a expertos en otras áreas.