Bruselas. La Unión Europea impuso sanciones este sábado a la principal compañía operadora de telefonía móvil de Siria, Syriatel, y a su mayor compañía privada, Cham Holding, a fin de aumentar la presión sobre el presidente Bashar al-Assad.

Las sanciones también incluyen una estación de televisión, Addounia TV y a tres compañías de construcción e inversión vinculadas al Ejército sirio, según mostró el Diario Oficial de la Unión Europea.

La última decisión de la UE se suma a un embargo sobre las importaciones de crudo del bloque y una prohibición a las compañías europeas que invierten en la industria petrolera de Siria, que fue acordada esta semana y tiene como objetivo reducir el acceso a fondos de Assad mientras sus fuerzas continúan matando a manifestantes pro-democracia .

Los gobiernos europeos comenzaron a imponer sanciones contra el Gobierno de Assad en mayo, pero tomaron un enfoque cauto al principio, concentrándose en los funcionarios vinculados a la represión.

Los críticos dijeron que la cautela estaba vinculada a preocupaciones de algunas capitales de la UE respecto de los intereses comerciales. La compañía anglo-holandesa Royal Dutch Shell y la francesa Total, entre otras, tienen importantes inversiones en Siria.

Washington ha impuesto sanciones de mayor alcance que la UE, al congelar todos los activos de Siria en Estados Unidos y al prohibir a ciudadanos estadounidenses realizar nuevas inversiones en Siria.

Observadores dicen que las medidas de la UE pueden tener más efectividad porque los vínculos comerciales de Europa con Siria son más amplios. Diplomáticos de la UE dicen que podrían prepararse medidas adicionales si no hay cambios en Siria.

La represión militar de Assad ha causado la muerte al menos a 2.700 personas, de acuerdo a Naciones Unidas. Expertos dicen que las sanciones económicas están empezando a tener efecto sobre la economía.

Las exportaciones de Petróleo del país - cuya mayoría habían ido a Europa - se han reducido y el gobierno está tratando de comprar la gasolina que necesita.

Empresarios de Siria dijeron el sábado que las importaciones de la mayoría de los productos extranjeros manufacturados, pero no las materias primas y granos, habían sido prohibidas para preservar las reservas de divisas.