Bruselas. La tregua arancelaria entre la Unión Europea y Estados Unidos no ha puesto fin a sus "profundos desacuerdos" sobre política comercial, dijo este jueves la comisaria de Comercio de la Comisión Europea, Cecilia Malmstrom.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se abstuvo en julio de imponer aranceles a los vehículos mientras ambas partes trataban de reducir otras barreras comerciales, una decisión definida por el presidente de la Comsión Europea en aquel momento como una importante concesión.

En declaraciones dadas este jueves ante la comisión de Comercio del Parlamento Europeo, Malmstrom dijo que se está negociando formar un grupo liderado por ella y por el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, para decidir cómo eliminar los aranceles sobre bienes.

"No vamos a negociar nada, tenemos un equipo de trabajo. Tenemos profundos desacuerdos con Estados Unidos sobre política comercial", dijo Malmstrom a los diputados europeos.

"No vamos a negociar nada, tenemos un equipo de trabajo. Tenemos profundos desacuerdos con Estados Unidos sobre política comercial", dijo Malmstrom a los diputados europeos.

Algunos de esos diputados criticaron firmemente la propuesta de una Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por su sigla en inglés), cuyas negociaciones terminaron tras la victoria electoral de Trump en 2016.

"No vamos a comenzar de nuevo las conversaciones del TTIP... Este podría ser un acuerdo comercial más limitado, centrado únicamente en aranceles aplicados a productos", dijo Malmstrom.

También afirmó que la Unión Europea estaría dispuesta a reducir a cero los aranceles aplicados a automóviles si Estados Unidos también lo hiciera, yendo más allá del acuerdo provisional acordado en julio, en el que se aludía sólo a "bienes industriales no automovilísticos".

"Lo haríamos si ellos lo hicieran. Eso está por verse", señaló, añadiendo que espera que el acuerdo pueda cerrarse cerca del final del mandato de cinco años de la Comisión, que termina el 31 de octubre de 2019.

La UE sigue en desacuerdo con Washington por su bloqueo al nombramiento de jueces en la Organización Mundial del Comercio (OMC), los aranceles establecidos por razones de seguridad nacional y la firme postura estadounidense hacia China.