Quito, Andes. Ecuador califica en su economía como “media alta” en virtud de su desarrollo macroeconómico apuntalado en cinco años, sin embargo de esa buena calificación, aquello significa que la Unión Europea no podrá mantener el SGP+ (arancel 0) con unos 6.500 productos ecuatorianos, una medida unilateral que tiene a incentivar la producción de los países en desarrollo.

El país ha sostenido que, pese a su buen momento económico, gran parte de su desarrollo se debe precisamente a estos incentivos; por tanto, apela a que se sostengan, al menos mientras duren las negociaciones entre este país y el bloque europeo.

La UE, en el 2011 era el principal destinatario de las exportaciones no petroleras del Ecuador, (30% del total), publica diario El Telégrafo. Además, es un significativo mercado para las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

Ecuador obtuvo entre enero y agosto de 2012 Con la Unión Europea un saldo negativo de 81 millones de dólares como resultado de su balanza comercial, pues se exportaron US$1.694 millones y se importaron en el mismo período US$1.782 millones.

Este resultado es un cambio drástico frente al reportado el año anterior, en el mismo período cumplía una balanza comercial positiva por US$541 millones para este país. El resultado responde a la crisis sistémica de algunas naciones de la comunidad, lo que ha ignificado decrementos de exportaciones y crecimiento de las importaciones, especialmente por la variación de precios y el volumen de las exportaciones.

Daniel Legarda, vicepresidente ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), dijo a El Telégrafo que la calificación que obtuvo Ecuador de país de renta media alta le permitirá trabajar por un año en dos aspectos: primero, continuar las exportaciones y lograr a partir de 2015 contar con negociaciones que beneficien a los sectores productor y exportador.

Legarda recordó que es necesario que el Gobierno negocie con la UE un acuerdo comercial durante los años 2013 y 2014, porque al beneficiarse del SGP+ no garantiza que se renovarán todas las preferencias a partir de 2015. Los únicos países de la región que no se favorecen del sistema son Bolivia y Paraguay.

El funcionario manifestó que según la evaluación del sector exportador los efectos arancelarios netos de no obtener un acuerdo comercial aumentaría los costos de los productos ecuatorianos, con su consecuente impacto sobre la competitividad. En el último año por concepto de aranceles estos productos hubiesen tenido que pagar un monto adicional de 303 millones de dólares.

En la estructura de exportaciones la participación de las micro, pequeñas y medianas empresas (Pymes) tienen significativa relevancia; del total de exportaciones no petroleras que el país realiza anualmente, entre un 27% y 29%, corresponde a las Pymes. En 2011, el total de exportaciones de este segmento de empresas superó los US$2.500 millones y su principal mercado fue la UE.

Alrededor de 344 productos de las pymes ecuatorianas son exportados a Europa. Más de 1.400 empresas están directamente relacionadas con las exportaciones hacia el bloque europeo (el segundo mayor destino en cuanto a cantidad de empresas, superado solo por Estados Unidos), de las cuales más de un 60% corresponde al segmento de las Pymes.

Entre los productos exportados por las Pymes están: las frutas con un 60%, legumbres y plantas 19%, cacao, café y té 15%, mientras que el restante 6% abarca productos textiles, madera, papel, bebidas espirituosas (alcohólicas), tabaco, productos agropecuarios y de cuero.

Generación de empleo

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el total de empleos que generan los sectores que producen bienes de exportación hacia la UE representa anualmente más de 1,5 millones de plazas. El registro de empleo de 2011, muestra que en ese año trabajaban 1’554.964 personas, de las cuales 278.000 estaban vinculadas directamente con la actividad exportadora a la UE.

Para Felipe Rivadeneira, presidente ejecutivo de la Fedexport, el trabajo está claro para lograr que Ecuador alcance un incremento a la salida de sus productos a través de la innovación, capacitación al sector y proactividad. Como parte de los procesos de negociación de América Latina con la UE se realizará, en Quito, la segunda convención de negocios entre el 24 y 25 de este mes.

Acuerdo de Comercio con UE

Las negociaciones para obtener un Acuerdo de Comercio con la UE, y no un tratado de libre comercio, llevan más de dos años, según datos del Ministerio de Relaciones Exteriores. El pasado mayo el equipo de análisis y negociación expuso los puntos que se concretarán para suscribir el Acuerdo de Comercio.

Entre los lineamientos generales que resalta Ecuador para lograr el acuerdo con la UE están: defensa de la política de desarrollo económico del país (apoyo y fomento de la inversión y la producción nacional) y el Plan Nacional del Buen Vivir (supremacía de la salud de la población sobre los intereses de los negocios farmacéuticos).

En septiembre pasado estaba previsto que el presidente de la República, Rafael Correa, viajara a la UE para avanzar en la negociación, pero la reunión fue aplazada y no se concretó una nueva fecha. El viceministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira, explicó que las negociaciones continúan a favor del país y se busca que los productos sigan amparados por el SGP.