Shanghái. Europa está preocupada por el daño colateral que podría sufrir por la creciente pugna comercial entre Estados Unidos y China, dijo una autoridad de la Unión Europea, al tiempo que criticó a Washington por quebrar años de presiones para obligar a que Pekín reduzca sus exportaciones de acero y aluminio.

Los comentarios se produjeron después de que Estados Unidos impuso fuertes aranceles a las importaciones de acero y aluminio en marzo, en el marco de un exceso mundial de oferta de ambos metales del que se culpa sobre todo a la sobreproducción china.

Desde entonces, el gobierno ha garantizado exenciones temporales a algunos países, así como a la UE, pero el bloque exige un levantamiento permanente. También preocupa la posibilidad de que el mercado europeo se vea inundado de acero extranjero, mientras los grandes productores desvían metal que tenía como destino Estados Unidos.

En comentarios efectuados en los márgenes de una feria de comercio alimentario, el comisario de Agricultura de la UE, Phil Hogan, instó a Washington a seguir trabajando con el bloque para lidiar con los prolongados conflictos comerciales con China.

"Sabemos que hay un exceso de capacidad y nos preocupa la competencia desleal china en esos productos en particular, pero hay una forma de lidiar con estos asuntos", dijo Hogan.

Ambas regiones han acusado durante años a los productores chinos de enviar al exterior a bajo precio el metal que no quiere, dañando a las compañías internacionales y aumentando el exceso de oferta.

"Creo que las tácticas (de Estados Unidos) (....) podrían escalar de manera innecesaria la disputa comercial sobre el acero y el aluminio hacia otras áreas, lo que es una fuente de preocupación para la Unión Europea", dijo Hogan a Reuters.

Hogan destacó sus preocupaciones en una reunión con el subsecretario de Agricultura estadounidense, Ted McKinney, esta semana en Shanghái, según indicó en una comparecencia ante los medios, en un momento en que las dos principales economías mundiales se aprestan a celebrar una segunda ronda de reuniones de alto nivel.

"Sabemos que hay un exceso de capacidad y nos preocupa la competencia desleal china en esos productos en particular, pero hay una forma de lidiar con estos asuntos", dijo a Reuters.