La Habana. Los principales diplomáticos de la Unión Europea y Cuba apostaron por ampliar sus vínculos económicos, pese a las diferencias que los separan.

Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, se reunió este jueves con el canciller cubano, Bruno Rodríguez en La Habana, para impulsar nuevas oportunidades de negocios y cooperación "por encima de las diferencias".

La principal diplomática de la UE dijo que el acuerdo provisional de Diálogo Político y Cooperación puesto en marcha en noviembre abre un nuevo capítulo en las relaciones.

"Proporciona un nuevo potencial en áreas como la cooperación al desarrollo, el comercio y la inversión, pero también en el diálogo político que es extremadamente importante en un momento en el que queremos fortalecer las alianzas y superar posibles diferencias", agregó la vicepresidenta de la Comisión Europea.

La visita de Mogherini contrasta con el retroceso en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, luego de que el presidente Donald Trump revirtió parte de un frágil acercamiento entre los antiguos enemigos de la Guerra Fría que había comenzado en diciembre de 2014 el demócrata Barack Obama.

La Unión Europea retiró sanciones contra Cuba y negoció el acuerdo de Diálogo Político y Cooperación durante el acercamiento entre el gobierno comunista y Washington de 2015 y 2016.

Los países que integran el bloque de la UE son los inversores más importantes en Cuba, liderados por España, Francia e Italia. Europa es además el origen del 30 por ciento de los turistas que viajan a la isla caribeña.