Bruselas. La Unión Europea (UE) y México alcanzaron un principio de acuerdo sobre un nuevo pacto de libre comercio, un avance para ambas partes frente al creciente proteccionismo de Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump.

Desde que sus planes de un acuerdo comercial con Estados Unidos quedaron congelados después del triunfo electoral de Trump, la UE se ha enfocado en cambio en tratar de sellar pactos con otros países defensores del libre mercado.

El acuerdo preliminar con México, que busca reducir su dependencia de Estados Unidos, se da luego de otro pacto que la UE alcanzó el año pasado con Japón. La UE también mantendrá conversaciones la semana próxima con el Mercosur, el bloque integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

La UE y México han estado negociando una actualización de un acuerdo comercial pactado hace 21 años que mayormente cubre bienes industriales. Las partes querían agregar productos agrícolas, más servicios, inversión y compras gubernamentales, e incluir provisiones sobre estándares laborales y protección ambiental.

El acuerdo preliminar con México, que busca reducir su dependencia de Estados Unidos, se da luego de otro pacto que la UE alcanzó el año pasado con Japón.

Un comunicado conjunto emitido por los comisarios europeos Cecilia Malmstrom y Phil Hogan y el ministro de Economía mexicano, Idelfonso Guajardo, no dio detalles sobre los puntos principales del acuerdo.

"Tras varios meses de intensas negociaciones, esta tarde alcanzamos un acuerdo en principio en materia de comercio y de inversiones entre México y la Unión Europea, como parte de la modernización del marco legal bilateral", dijo el comunicado.

"Este acuerdo contribuirá a adecuar nuestra relación comercial para enfrentar las oportunidades y desafíos del siglo XXI. México y la Unión Europea coinciden en la importancia de contar con un comercio abierto, justo y fundamentado en reglas", agregó.

El comunicado también indicó que los negociadores de ambas partes continuarán trabajando para resolver cuestiones técnicas pendientes y finalizar el texto legal.

Los principales desafíos han sido cómo abrir los respectivos mercados a los alimentos y las bebidas, como el tequila, el pollo y los espárragos de México y productos lácteos de Europa, y la demanda de la UE de reconocer indicaciones geográficas.

Esas indicaciones protegen la producción agrícola, por ejemplo al determinar que el término "champagne" sólo puede ser usado para el vino espumante del norte de Francia o, algo más problemático para México, que la palabra "manchego" sólo puede utilizarse para el queso con leche de oveja del centro de España.

México está más acostumbrado a proteger sus productos con marcas y tiene su propio "manchego" fabricado con leche de vaca.