Bogotá. El presidente Álvaro Uribe Vélez reiteró el agradecimiento a su par de Estados Unidos, Barack Obama, por su intención de avanzar en la ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia, pero aseguró que la señal contundente será la sanción definitiva por parte del Congreso estadounidense.

“Recibimos con esperanza la declaración del presidente Obama, pero creemos que la señal más importante va a ser la ratificación definitiva en el Congreso de los Estados Unidos”, manifestó, durante la Segunda Reunión de Ministros y Altas Autoridades de Desarrollo Social de la OEA, que se cumplió este jueves en Cali.

El mandatario demandó del Legislativo estadounidense tener en cuenta para esta ratificación la lucha persistente del gobierno colombiano contra el terrorismo y el narcotráfico, en alianza con los Estados Unidos. Dicha lucha conjunta y la cooperación de los estadounidenses fue destacada por Uribe.

“Quiero agradecer a Estados Unidos la tarea que ha realizado con nuestro país para superar esa causa de pobreza que es el narcoterrorismo. Hay que seguir en esa campaña y contagiar a todos nuestros pueblos”, dijo.

Recordó como hace unos años Colombia no imaginaba convertirse en un país productor y consumidor de drogas, pero hoy enfrenta esa dura realidad.

“Nosotros nunca pensamos que el narcotráfico nos fuera a llevar a ser un país de tránsito de drogas a un país de producción, y de la noche a la mañana tuvimos la sorpresa de 400 mil hectáreas de producción, hoy reducidas a 68 mil. Nosotros nunca pensamos que fuéramos a pasar de ser un país de producción a un país de consumidores. Hoy hay 250 mil adictos”, afirmó.

“El problema de la droga ya no es un problema entre un sur que produce y un norte que consume. Todos tenemos el riesgo de la producción, el tráfico y el consumo”, expresó. También destacó como este gobierno, con la ayuda del Congreso de la República, logró sacar adelante la penalización del porte de la dosis mínima de droga.

“Colombia, durante 14 años, fue permisiva, con una norma que autorizaba la legalización de la dosis personal de droga. Por fin, en diciembre, se completó la aprobación de la reforma constitucional que prohíbe la droga en todas las instancias”, explicó.

Reiteró que esta medida no busca llevar a la cárcel a los adictos, pero sí castigar a quienes distribuyen estas sustancias entre los jóvenes. “No para llevar a la cárcel a adictos y enfermos -se requiere un gran predomino de las políticas de rehabilitación y de prevención-, pero sí para llevar a la cárcel a aquellos que han corrompido a nuestra juventud, poniéndola en el trabajo miserable de la distribución de drogas”, aseguró.

Agradecimiento a Canadá. Durante el evento, el mandatario colombiano también expresó su agradecimiento a Canadá por la aprobación del tratado comercial con Colombia, que se dio a conocer el pasado 22 de junio.

“Recibimos con todo afecto también a los representantes de Canadá y de los Estados Unidos. Tengo un motivo de gratitud con Canadá. A pesar de una gran oposición, Canadá hace pocos días ratificó el tratado de comercio con Colombia. Un gran paso”, afirmó.

Destacó que este tratado tiene un capítulo enfocado a proteger los derechos de los trabajadores y el respeto por los derechos humanos y ambientales.

"Esos tratados de comercio de nueva generación no hacen parte de la globalización neoliberal. Hacen parte de lo que podríamos llamar una nueva era de globalización social, porque incluyen el capítulo de los derechos de los trabajadores, el capítulo del respeto a los derechos humanos y el capítulo de la observancia de las normas ambientales”, aseguró.