La anunciada intención del gobierno uruguayo de retomar los acuerdos de precios con los supermercados para evitar un aumento de la inflación –como se aplicó en 2008- no fue bien recibida por los empresarios. El presidente de la Cámara de Comercio, Alfonso Varela, dijo que no conoce “ningún acuerdo que haya funcionado” y que “da la sensación de recetas argentinas”.

Sostuvo que “la inflación es un problema para todos, pero ese (el acuerdo de precios) no es el camino”, sino que el rumbo debería ser “reducir el gasto público y conseguir un superávit fiscal”.

El diario El Observador de este martes informa que “el problema de los precios caló hondo en el Poder Ejecutivo” y que “se pondrán en práctica medidas que incluyen retomar los acuerdos de precios que se aplicaron en 2008”. La preocupación creció este lunes después de divulgado el dato del Índice de Precios al Consumo (IPC) de marzo (1,42%) que aleja la meta oficial de inflación.

Varela entiende que “el principal generador de inflación es el propio Estado” y que intentar acordar los precios con los supermercados será difícil, ya que “muchas veces los supermercados son tomadores de precios”. En tal sentido, se preguntó: “¿Si los insumos llegan a determinado nivel de precios, qué van a hacer”.

Acerca de las medidas del gobierno, el empresario indicó que “las monetarias están bien” y que a ellas le “tienen que seguir las medidas fiscales”. El vicepresidente Danilo “Astori dijo que se estaban tomando medidas en ese sentido, pero no vemos vocación para la reducción del gasto”.

Acerca de las ocupaciones que están realizando los trabajadores de los supermercados en distintos locales y centros de distribución de la ciudad, Varela dijo que “son medidas que no tienen nada que ver con derechos de huelga” y que “perjudican a los trabajadores que quieren cumplir su labor y a los consumidores”.

El empresario agregó que estas medidas “fueron alentadas en su momento y ahora se están pagando las consecuencias”. También indicó que las dilatorias en la negociación colectiva ya no son ni por los empresarios ni por los trabajadores, sino por el paro de los funcionarios del Ministerio de Trabajo.

“Nosotros somos optimistas y trabajamos para llegar a un acuerdo, pero ahora estamos esperando porque los negociadores del Ministerio de Trabajo están de paro”, agregó.