Montevideo. La ralentización inflacionaria de setiembre junto con el mayor dinamismo del salario nominal lograron que el poder de compra de los trabajadores se mantuviera prácticamente estable en ese período, tras la caída del mes anterior. Aun así, los trabajadores del sector privado volvieron a perder por tercer mes consecutivo capacidad de consumo, aunque en menor nivel que en agosto. El sector de servicios sociales y de salud fue el que tuvo el mayor descenso.

El salario real de los trabajadores uruguayos se incrementó apenas 0,12% en los 12 meses cerrados a setiembre luego de registrar en el mes anterior la primer caída desde 2004 (-0,5% interanual), de acuerdo con los datos que ayer dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La leve recuperación del poder adquisitivo se debió tanto al menor dinamismo que tuvo la inflación como a la recuperación del salario nominal. En setiembre los bienes y servicios de la canasta de consumo moderaron su impulso después de seis meses consecutivos de aceleración y el Índice de Precios al Consumo (IPC) mostró una suba de 9,14% respecto al mismo período del año pasado, tras el incremento de 9,48% del mes anterior.

Del mismo modo, el salario nominal se expandió a 9,27%, desde el dato de agosto de 8,96%, tras desacelerar su ritmo de aumento desde abril.El sector público pasó de una suba de 0,15% a 0,53% mientras que en el ámbito privado los trabajadores pudieron adquirir 0,1% menos de bienes y servicios que en setiembre de 2014. Aunque la caída fue menor que en agosto (-0,8% interanual) la pérdida de poder de compra de los privados se registra por tercer mes consecutivo.

Desagregando por sector de actividad la cantidad de sectores que perdieron poder de compra, registrando un deterioro en cuatro de los nueve sectores que considera el INE.Servicios sociales y de salud siguió siendo el sector que tuvo el mayor declive, de 4,7% en el período considerado, aunque, aun así, fue el menor descenso que registró desde julio, cuando algunos sectores de actividad comenzaron a mostrar pérdidas en el poder adquisitivo.

El rubro de hoteles y restoranes fue el segundo de mayor caída (-2,3% interanual), seguido por la enseñanza con un declive de 0,8% tras la disminución de 2,2% que tuvo el mes anterior. La industria se situó en el cuarto y último lugar con una leve caída de 0,1%.

En la vereda contraria, la construcción tuvo la mayor recuperación en la capacidad de consumo de los trabajadores, con un aumento 2,9%, seguido por el sector de actividades inmobiliarias que registró un incremento de 2,5%, transporte y comunicación (1,5%), comercio (1,2%) y servicios de intermediación financiera con una suba de 1%.