Montevideo, Xinhua. El gobierno uruguayo presentó junto a comerciantes e industriales un plan de descuentos y congelamiento de precios de algunos productos de la canasta básica como una medida para frenar la inflación.

Gracias a esta iniciativa, las cadenas de supermercados del país ofrecerán 200 artículos con un descuento de 10% y, a su vez, congelarán todos sus precios hasta fin de año, salvo los de la carne y las hortalizas.

Entre los productos del plan se contemplan alimentos y artículos de limpieza e higiene.

La inflación hasta septiembre se ubicó en 8,64%, mientras que el rango meta oficial del gobierno calculaba entre 4% y 6%.

En el acto de firma del acuerdo, que fue formalizado en la sede del Ministerio de Economía y Finanzas en Montevideo, participaron los principales directivos de la Asociación de Supermercados (ASU) y la Cámara de Industrias (CIU).

Fernando Lorenzo, el ministro de Economía y Finanzas, destacó que estos empresarios voluntariamente decidieron "cooperar para ayudar a compensar algunas alzas de precios circunstanciales de la canasta (básica) familiar".

Lorenzo reconoció que el repunte inflacionario erosiona "el poder de compra de los uruguayos".

La última encuesta de expertos que realiza el Banco Central (BCU) arrojó una proyección de inflación acumulada para 2012 de 8,3%.

Uruguay cerró 2011 con un incremento promedio de los precios minoristas de 8,6%.

El ministro calificó el plan de "una respuesta voluntaria, muy responsable y que el gobierno agradece a los supermercados, proveedores e importadores".

"Aquí hay una contribución de sostener la estabilidad macroeconómica y de precios que ha sido un activo que Uruguay ha ganado", subrayó el ministro.

El funcionario destacó que "cuando las estrategias del gobierno sintonizan con el sector privado y éste entiende y colabora, las políticas multiplican los efectos y esto es un ejemplo en Uruguay".

Sin embargo, los pequeños comercios anunciaron a través de la gremial que los agrupa, el Centro de Almaceneros, Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines (Cambadu), que no acompañarán la iniciativa por no poder absorber esos costos.