El presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, Marcelo Lombardi, dijo este lunes que todavía no se conoce el alcance de las nuevas trabas argentinas, esta vez a la contratación de servicios de otros países, pero que se está alerta por este asunto.

Asimismo, dijo que si Uruguay piensa en tomar medidas, éstas no deberían ir por el lado de las llamadas espejo, ya que a Uruguay no le conviene cerrarse a ningún mercado.

Este lunes, el presidente de la República, José Mujica, junto con el Consejo de Ministros evaluará la situación y analizará las medidas que puedan implementarse para contrarrestar el proteccionismo del gobierno de Cristina Fernández.

Lombardi sostiene que “las medidas espejo son contraproducentes porque Uruguay tiene que ser un país lo más abierto al mundo en virtud de su tamaño relativo”. En cuanto a las posibles soluciones, el representante del sector privado dijo que “los mecanismos de queja tienen que ser dentro de los ámbitos que hoy están planteados como, por ejemplo, el consejo del Mercosur y, eventualmente, la Organización Mundial del Comercio”.

Con respecto al alcance de los obstáculos que Argentina pueda poner a la contratación de servicios uruguayos, Lombardi dijo que se está a la expectativa, pero que todavía no se puede evaluar el alcance de las mismas, ya que no hay experiencia en este sentido.

“En la vía práctica no sabemos cuánto puede trancar la salida de los fondos para el pago de los servicios. Todavía no sabemos por dónde va a operar porque es bastante reciente. Lo que se ha pedido hasta el momento es una declaración anticipada de contratación de servicios, pero no está planteada que sea necesaria una aprobación de parte de la Dirección de Comercio Argentina”, dijo Lombardi.

Asimismo, aclaró que la solicitud de declaración anticipada es cuando la contratación de servicios sobrepasa determinado monto y obedece a determinados rubros.

“Esto tiene el mismo fin que las trabas comerciales, que es el de procurar controlar la salida de divisas, fundamentalmente dólares, de Argentina, pues (aquel país) no tiene acceso al mercado internacional de crédito, tiene problemas de déficit fiscal y dificultades de credibilidad interna que hace que exista un dólar paralelo”, aseguró Lombardi.

La preocupación de la gremial ha llevado a que se planeara una reunión de las Cámaras de Comercio del Mercosur ampliado. La convocatoria a los representantes de la países miembros de los socios, Chile y Bolivia, ya fue cursada y solo resta definir la fecha, que será en la primera quincena de marzo.