El Observador de Uruguay. El primer trimestre del año trajo consigo un aumento de la capacidad de compra en el exterior que tienen los uruguayos. Un dólar planchado permitió que los turistas que viajan fuera de frontera disfruten de una mayor capacidad de consumo en la región y el norte del continente respecto al año pasado, aunque Europa se ha vuelto más caro para el bolsillo de los uruguayos.

El Índice de Capacidad de Consumo en el Exterior (ICCE-EO) aumentó 3,7% en el primer trimestre del año respecto a igual período de 2017. Se trata de un incremento mayor que el del poder de compra dentro de fronteras, que tuvo un aumento de 1,3%.

El indicador no solo considera la evolución del tipo de cambio para determinar cuándo un país se abarató o se encareció para el bolsillo de los uruguayos, sino además toma en cuenta el incremento del salario a nivel local y la suba de precios en los distintos destinos elegidos por los turistas locales.

El aumento del poder de compra en el exterior durante el último año se explicó principalmente porque el tipo de cambio respecto a los socios comerciales del país se mantuvo estable, pero en un contexto en el cual los salarios en Uruguay subieron más que los precios en los países vecinos.

Es el caso de Brasil y Estados Unidos, donde la capacidad de compra de los uruguayos aumentó 7,5% y 6,4%, respectivamente, durante el primer trimestre del año en comparación con igual período de 2017.

En Brasil y Estados Unidos, la capacidad de compra de los uruguayos aumentó 7,5% y 6,4%, respectivamente, durante el primer trimestre del año en comparación con igual período de 2017.

La excepciones fueron Argentina y Europa. En el caso del vecino país, el tipo de cambio no se mantuvo estable. Por el contrario, la devaluación del peso argentino respecto al peso uruguayo permitió compensar con creces una inflación de 25% en el vecino país. De ese modo, la capacidad de consumo de los uruguayos en Argntina aumentó 4,8% durante el último año.

El euro, en cambio, ganó fuerza respecto al peso uruguayo y eso llevó a que los uruguayos perdieran 3,2% de su poder de compra respecto al primer trimestre de 2017.

Más largo plazo. La evolución del poder de compra de los uruguayos en el exterior del último año no implica que los destinos estén de por sí caros o baratos, sino simplemente que se abarataron o encarecieron respecto al último año.

Una idea de más largo plazo sobre la conveniencia económica de visitar uno u otro destino surge de comparar los precios actuales con el promedio de los últimos años.

Respcto al período que va desde 2013 a 2018, el poder de compra en el exterior de los uruguayos aumentó más que su capacidad de consumo en Uruguay en la mayoría de los destinos relevantes.

La excepción fue Argentina, donde cayó 6%, en comparación con el aumento de 5,2% que tuvo en Uruguay. Esto implica que los turistas uruguayos perciban como caros los destinos del vecino país-

En los países que hubo un aumento más significativo del poder de compra de los uruguayos en los últimos cinco años fue en Brasil (12,9%) y Estados Unidos (12,2%).

Pese al encarecimiento del último año, Europa sigue estando barato en las mediciones de mediano y largo plazo, con un aumento de la capacidad de compra de los uruguayos de 11,4% en cinco años.