Representantes del sector privado consideran que la salida de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), que se materializará el próximo 22 de abril, tendrá consecuencias negativas para el suministros de bienes en los mercados nacionales. Esto, debido a que Venezuela dejaría de contar con el beneficio comercial de arancel cero con los países miembros del bloque, que son Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador.

El presidente de Fedecámaras Vargas, Eduardo Quintana, explicó que la consecuencia inmediata será el encarecimiento de los bienes importados desde esos países al cesar esos beneficios arancelarios.

"Para Venezuela trae como consecuencia el desabastecimiento y desempleo", aseguró Quintana, quien agregó que de mantenerse el intercambio comercial con esos países fuera de la CAN, Venezuela tendría que comenzar a pagar los impuestos que cada uno de ellos establece. "Esto significa que viene un encarecimiento de los productos que se importan de esos países", dijo Quintana. Agregó que esto afectaría principalmente las líneas de productos semiterminados y materias primas.

El presidente de Fedecámaras Miranda, Fernando Castro, lamentó que la decisión del Ejecutivo no fuese consultada con los actores empresariales, para poder evaluar sus efectos en la producción y en la generación de empleos. "Esa decisión debió ser debatida en un diálogo social y tripartito", aseguró Castro.

Indicó que la CAN es un espacio que costó décadas construir y que ha sido uno de los más dinámicos y equitativos en la relación de sus países miembros.