Caracas. Venezuela autorizó el pago de US$336 millones de deuda con exportadores colombianos, en uno de los principales acuerdos firmados este martes por los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos dentro de un acercamiento que busca acabar con años de disputas.

Bogotá calcula en unos US$800 millones  las deudas con exportadores tras el colapso del comercio binacional, que llegó a cerca de US$7.000 millones en 2008, antes de que Chávez ordenara congelar importaciones en rechazo a la cooperación militar entre Colombia y Estados Unidos.

"Hermanos fuimos, hermanos somos y hermanos seremos para siempre (...) Que no haya fuerza alguna que sea capaz de provocar ningún tipo de daño en estas relaciones fraternas entre dos pueblos que en el fondo, somos el mismo pueblo". Hugo Chávez.

Tras una cadena de desencuentros entre los Gobiernos de Chávez y del ex presidente colombiano Alvaro Uribe, que incluso llevaron a la ruptura de relaciones diplomáticas en julio tras denuncias de que Venezuela tolera la presencia de guerrilleros en su territorio, Santos abrió un nuevo capítulo.

Ambos mandatarios, rivales ideológicos, con Chávez identificado con la izquierda y Santos más centroderechista, han trabajado en mejorar las relaciones de los vecinos andinos desde que en agosto en el balneario colombiano de Santa Marta reanudaron sus vínculos diplomáticos.

El solventar el comercio y las deudas a exportadores colombianos fueron compromisos adquiridos desde ese momento.

"Hermanos fuimos, hermanos somos y hermanos seremos para siempre (...) Que no haya fuerza alguna que sea capaz de provocar ningún tipo de daño en estas relaciones fraternas entre dos pueblos que en el fondo, somos el mismo pueblo", dijo Chávez en una conferencia de prensa conjunta con su colega.

Santos respondió: "Si trabajamos juntos nuestros pueblos saldrán beneficiados, si llegamos a pelear, nuestros pueblos saldrán perjudicados".

Durante las alrededor de nueve horas en las que compartieron honores al Libertador Simón Bolívar, se reunieron con sus ministros y colaboradores y hablaron con la prensa, ambos se abrazaron, se elogiaron y se mostraron como grandes camaradas.

Más acuerdos. Entre otros acuerdos suscritos, ambos países pactaron restablecer el suministro de petróleo venezolano hacia los estados colombianos fronterizos por un total de 7.741 barriles por día (bpd).

Asimismo, se comprometieron a crear un comité binacional económico-productivo, con el fin de "avanzar en el acuerdo de Complementariedad Económica y Productiva, e impulsar las alianzas productivas sectoriales", según el texto del acuerdo.

Este comité trabajará en los sectores textil, alimentos (café y cacao), ganadería, vivienda y materiales de construcción, automotriz y energético y entrar en funciones el 8 de noviembre.

Tensiones pasadas. Venezuela y Colombia, que comparten una frontera de 2.219 kilómetros, estuvieron al borde de un conflicto armado en 1987 luego de que un barco de guerra de Colombia fuera interceptado por la Armada de Venezuela en una zona marítima bajo disputa limítrofe.

Con Uribe en el poder, se registraron asesinatos de colombianos en territorio venezolano, acusaciones de espionaje y detenciones de efectivos de las fuerzas de seguridad de ambos países.

Estos hechos fueron enmarcados por Colombia en su lucha contra el narcotráfico, la guerrilla izquierdistas y los paramilitares de ultraderecha, flagelos en cuyo combate Estados Unidos ha apoyado al país visto como su principal aliado en Latinoamérica.

También se produjeron asesinatos de efectivos venezolanos de las Fuerzas Armadas cerca de la frontera con Colombia, sobrevuelos de aeronaves militares y expulsión masiva de mineros colombianos desde Venezuela.