Caracas. El gobierno de Venezuela dijo el miércoles que fortalecerá las industrias de aluminio, hierro y acero con recursos provenientes de un crédito chino de US$20.000 millones. 

Las llamadas industrias básicas en Venezuela pasan por una crisis debido a su retraso tecnológico, frecuentes huelgas de trabajadores y una crisis eléctrica que las obligó a reducir su consumo de energía y con ello su producción. 

"El gobierno invertirá recursos provenientes de un préstamo chino para el desarrollo en el estado Bolívar (sureste) de cuatro proyectos orientados a fortalecer las industrias básicas y minería e impulsar el aprovechamiento de recursos como el aluminio, el acero y el hierro", dijo el Ministerio de Planificación en un comunicado, que no detalló los montos de inversión involucrados en los proyectos. 

Uno de estos proyectos supone la construcción de la segunda línea de pellas, con capacidad de 3 millones de toneladas por año, en la Ferrominera Orinoco (FMO) dedicada a la explotación del hierro y sus derivados. 

 El crédito chino, permitirá además la construcción de la Planta de Laminación y Fundición de Aluminio (Serlaca) con una capacidad instalada de 120.000 toneladas anuales que atenderá "el mercado transformador nacional y reducirá la dependencia de la importación de laminados". 

 Venezuela cuenta con dos productoras de laminados, Alucasa y Alcasa, ésta última opera con tres líneas de reducción para una producción anual de aluminio primario de alrededor de 185.000 toneladas métricas. 

Con el crédito chino, se prevé la adecuación tecnológica de ambas productoras, según el comunicado.  Asimismo, se considera la ampliación de la capacidad de producción de la empresa de conductores de aluminio, Cabelum, así como la construcción de una planta extrusora. 

 Por otro lado, el crédito permitiría la adecuación tecnológica de dos líneas de producción en una de las plantas de Sidor, la mayor siderúrgica de la región andina y El Caribe y unas de las mayores del mundo en su tipo. 

Recientemente, Sidor dijo que este año produciría 1,6 millones de toneladas de acero, mucho menos que en años anteriores. 

El primer tramo del crédito proveniente de China considera unos US$4.000 millones y será destinado a proyectos de electricidad, agricultura e industria manufacturera. 

 Las fábricas estatales de acero, aluminio y hierro tuvieron que recortar su consumo por un plan de ahorro energético nacional, decretado cuando cayó el nivel de los embalses que generan un 70% de la electricidad del país, pero en las últimas semanas retomaron su consumo. 

 Todas las firmas forman parte de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) que agrupa a 15 empresas y emplea a más de 18.000 personas.