Las ventas minoristas de Estados Unidos registraron en mayo su mayor caída en más de un año ante el declive en las compras de vehículos motorizados y de gasto discrecional, lo que reduciría expectativas de una aceleración fuerte en el crecimiento económico del segundo trimestre.

El Departamento de Comercio dijo el miércoles que las ventas minoristas cayeron un 0,3% el mes pasado tras el incremento no revisado de 0,4% de abril. El descenso de mayo es el más grande desde enero de 2016 e incumplió la expectativa de analistas por un alza de 0,1%.

En la comparación interanual, en mayo las ventas minoristas crecieron un 3,8%. Parte de la caída en el indicador mensual reflejó precios más bajos en la gasolina.

Excluyendo autos, gasolina, materiales de construcción y servicios alimentarios, las ventas minoristas no variaron el mes pasado tras una revisión al alza de 0,6% en abril.

Previamente se informó que las llamadas ventas minoristas subyacentes, que se ajustan mejor al componente del gasto del consumidor del producto interno bruto, habían subido un 0,2% en abril.