Río de Janeiro. Las ventas del comercio minorista brasileño, uno de los motores económicos del país, crecieron un 0,3% en marzo pasado en comparación con febrero, recuperándose así del descenso del 0,2% tenido en el segundo mes del año, informó el gobierno.

Según los datos presentados por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), las ventas del comercio minorista avanzaron un 6,5% en marzo anterior en comparación con igual mes del año pasado, el mejor resultado desde abril de 2014 (6,7%).

Con el resultado de marzo, las ventas minoristas brasileñas subieron un 3,8% en el primer trimestre del año, el cuarto trimestre seguido en positivo, mientras que en el acumulado de los últimos 12 meses hasta marzo, el alza fue del 3,7%.

A pesar del crecimiento registrado entre enero y marzo, el nivel actual de las ventas del comercio minorista brasileño es un 8% inferior al nivel récord logrado en octubre de 2014.

En 2017, el comercio minorista brasileño puso fin a dos años seguidos de contracción, fruto de la grave crisis económica sufrida por el país en 2015 y 2016.

Según el IBGE, el crecimiento en el primer trimestre estuvo liderado por el segmento de supermercados, debido a las ventas durante el periodo de la Semana Santa.

En marzo pasado, todos los sectores analizados tuvieron un aumento de las ventas, excepto supermercados, productos alimentarios, bebidas y tabaco, cuyas ventas disminuyeron en conjunto 1,1%.

En 2017, el comercio minorista brasileño puso fin a dos años seguidos de contracción, fruto de la grave crisis económica sufrida por el país en 2015 y 2016.

La crisis económica se tradujo en un aumento del desempleo y una restricción del acceso al crédito, lo que perjudicó al sector minorista, considerado uno de los pilares de la economía nacional.

El año pasado, el comercio minorista aumentó sus ventas en un 2% en comparación con 2016.